Entradas

Dudas frecuentes sobre aerotermia

Seguro que ya sabes que la aerotermia es un sistema que utiliza la energía de fuentes renovables. Además de ello, ya sabes que se puede utilizar tanto para producir agua caliente sanitaria (ACS), calefacción o climatización. Dado que es un sistema relativamente complejo, hemos decidido hacer una selección de dudas frecuentes sobre aerotermia y darles respuesta a continuación.

En el caso de no poder hacer suelo radiante, ¿con qué otros emisores se pueden trabajar?

Esta es una de esas dudas frecuentes sobre aerotermia que muchos de nuestros clientes tienen. Lo cierto es que se puede trabajar con radiadores, ya que su temperatura media de trabajo son los 50ºC; con convectores, gracias a sus saltos de temperatura pequeños y con fancoils, aunque estos últimos emiten un ruido que a nivel doméstico puede resultar molesto.

Si decido seleccionar un radiador, ¿cómo lo selecciono?

Hay que tener en cuenta que hay que seleccionarlos según su potencia de emisividad y que tengan un (ΔTª) salto de temperatura de 30ºC.

¿Por qué hay que tener en cuenta la radiación?

Esta es una de las dudas frecuentes sobre aerotermia, ya que se confunde con el concepto de convección. La radiación tiene una relación directa con la sensación de confort, sobre todo en zonas de clima frío ya que ayudan a evitar la sensación de tener los huesos fríos. Es ideal para viviendas con un mal sistema de aislamiento y donde se use la calefacción sin apenas cortes.

¿Es importante la convección?

La convección está muy ligada a la velocidad de reacción. Es un sistema sin inercia, por lo que es mucho más rápido, ya que el calor se transmite por el aire. Se recomienda sobre todo para viviendas que tengan un buen sistema de aislamiento y en viviendas donde se utilice la calefacción por intervalos.

¿Instalación monotubo o bitubo?

La instalación monotubo provoca que, al utilizarse un único tubo para repartir la temperatura en varios radiadores, el primero reciba la temperatura directa y el último la residual no utilizada por los radiadores anteriores. La instalación bitubo alimenta a cada radiador con una ramificación directa, de tal manera que todos los radiadores reciben la misma temperatura. Para bajas temperaturas, se recomienda hacer instalaciones bitubo.

¿Cómo se introduce el frío?

La mejor manera de hacerlo es aprovechar el sistema de expansión directa conocido como Sistema TDM. Si se quiere hacer con agua, se puede hacer con fancoils o suelo de refresco. En el caso de utilizar este último sistema, el del suelo de refresco, hay que tener en cuenta el punto de rocío para evitar la condensación del suelo. Para evitarlo, también se pueden incluir deshumectadores. Si se busca hacer lo mismo, pero en un sistema integrado en máquina, también puede hacer combinando tarjetas MIM-B14 con hidrostatos.

¿Es importante la hidráulica para el diseño de la aerotermia?

Es un punto muy importante a tener en cuenta ya que, aunque la aerotermia trabaja mejor a baja temperatura, es importante que tengan un salto de temperatura comprendido entre 5 y 10º C, y para ello requiere de tener un caudal de agua. En el caso de que se quiera producir ACS a baja temperatura, se necesita una superficie mínima de intercambio en el interacumulador de ACS para que se pueda transmitir la energía del primario al acumulador.

¿Cuál es la inercia necesaria de agua?

Aunque no hay regla general, se aconseja una inercia de agua de 6 litros por cada kW de la bomba de calor. En muchas ocasiones el propio depósito de inercia o la aguja hidráulica pueden tener la inercia suficiente.

Con este artículo esperamos haber solucionado alguna de las dudas frecuentes sobre aerotermia, si te gustaría saber más o comprar algún producto de aerotermia, acercarte a nuestros almacenes donde nuestros profesionales estarán encantados de ayudarte. ¡Te esperamos!

Consejos para ahorrar en calefacción

Ante la llegada del frío, se hace inevitable dejar la calefacción puesta durante bastantes horas o el día entero. Sin embargo, para ahorrar en calefacción contamos con diferentes soluciones que reducirán el consumo de energía en nuestra factura.

Una de las principales soluciones para ahorrar en calefacción consiste en mantener una temperatura de confort en nuestra casa. Es decir, no debemos superar los 22 grados durante el invierno. Elevar la cantidad a cifras más altas solo aumentará el gasto.

Además, con la ayuda de un termostato programable, puedes encender el radiador una hora antes de que llegues a casa. Así, tu hogar se mantendrá cálido sin necesidad de dejar la calefacción todo el día. Para ahorrar en calefacción durante toda la noche, puedes apagarla o reducir la temperatura a 15 grados.

Recuerda emplear radiadores solo en aquellas estancias donde haya gente. Calentar las habitaciones vacías logrará que se dispare el consumo. Sobre todo, asegúrate de que no cubres el radiador con ropa o colocas algunos muebles delante. Aunque tu ropa esté más caliente, no conseguirás ahorrar en calefacción porque tu aparato tendrá menos potencia.

Mantenimiento y aislamiento: claves para ahorrar en calefacción

Presta atención también al mantenimiento de tu caldera y asegúrate de que cumple con todas las revisiones. Si tu equipo no se encuentra en perfecto estado, es probable que no puedas ahorrar en calefacción y que el consumo se dispare. Del mismo modo, también vigila el aislamiento de tu hogar. Fíjate en puntos importantes como las ventanas, puertas, el suelo, las paredes y el techo. Son los lugares donde se suele escapar el calor. En la actualidad, en el mercado, puedes encontrar muchas opciones para mejorar el aislamiento y ahorrar en calefacción.

Otra de las tareas a realizar antes del invierno o la llegada del frío es el purgamiento de los radiadores. Si contienen aire, su funcionamiento no será el correcto y dedicarán más potencia a emitir calor, lo que aumentará el gasto de energía.

Por último, el equipamiento es otro de los asuntos importantes a tener en cuenta si queremos ahorrar en calefacción. Si cuentas con una caldera tradicional, renuévala y opta por una de condensación o bajo consumo.

Si estás interesado en alguno de los productos mencionados en esta publicación, debes saber que en Sanigrif contamos con todos ellos y que puedes venir a nuestros almacenes por si tienes alguna duda. ¡Te esperamos!

Cómo saber si el aire acondicionado está demasiado frío

Decir que España es un país cálido, en ocasiones, es quedarse corto. Con temperaturas exteriores que en verano hacen superar los 35º en numerosas zonas de la Península, puede ser una actividad hercúlea salir a la calle a determinadas horas del día. La solución básica es la climatización, tanto las casas como las oficinas se han convertido en fresquitos bastiones donde superar el sofocón.

El contraste de ambientes interior y exterior es chocante en exceso y no son pocos los que se quejan de una verdadera atmósfera gélida interior. Todo el mundo se ha disputado el mando del aire, en al menos alguna ocasión, para adecuar la temperatura a sus gustos pero ¿Cuál es realmente la temperatura correcta? ¿Qué normas rigen la climatización de lugares comunes como, por ejemplo, una oficina?

Normativa sobre la temperatura del aire acondicionado

Aunque parezca mentira existe una normativa sobre Seguridad y Salud en los Espacios de trabajo, que ha sido elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) con diversas consideraciones al respecto. Este organismo estipula que la temperatura del interior de una oficina nunca deberá ser más baja de 17º y no debe superar los 27º. A pesar de ello, las recomendaciones convienen que una temperatura óptima oscila entre los 24º y los 26º.

Para prevenir contrastes demasiados altos entre el interior y el exterior es recomendable que la diferencia de temperatura no supere los 12º, aunque con unos 5 ya se siente sensación de frescor.

Siguiendo estas pautas, conseguiremos tener el confort que necesitamos sin necesidad de molestar a otros compañeros, poner en riesgo nuestra salud y contribuyendo a mejorar el medioambiente.