Entradas

Agua, recurso en extinción

La mayoría de la superficie de nuestro mundo, unas tres cuartas partes, está cubierta de agua. Esta particularidad lo ha dotado de vida y otorgado el sobrenombre de planeta azul. Pese a ello, sólo un 3% de la misma es dulce, preparada para el consumo. Aún con el pequeño porcentaje que representa, la totalidad de los ecosistemas terrestres la necesita para su supervivencia. Esto la convierte en un recurso valioso y elemental que está, sin embargo, al borde de la extinción.

El aceleramiento del cambio climático, el crecimiento desmesurado de la población y la limitada acción de recuperación del ciclo del agua dan como resultado su escasez paulatina. Pequeñas acciones cotidianas pueden suponer un gasto excesivo o un ahorro significativo. Así, al tirar de una cisterna convencional estamos desperdiciando de 8 a 10 litros, 95 en una sola ducha de cinco minutos.

Por ello, desde Sanigrif Thisa proponemos una utilización responsable de los recursos del planeta. En todos nuestros puntos de venta te ofrecemos una amplia gama de productos destinados a hacer un uso más eficiente del líquido elemento.

Entre las innovaciones que desarrollan nuestras principales marcas podrás encontrar cisternas de doble carga, grifería reductora de caudal, rociadores de bajo consumo y hasta un lavabo-inodoro que reutiliza el agua.

Sabemos que cada gota cuenta y estamos convencidos de que cuidar el medioambiente es cosa de todos. Así, abogamos por administrar de forma sensata el agua que consumimos. Invertir en el planeta es invertir en el futuro.

Cómo saber si el aire acondicionado está demasiado frío

Decir que España es un país cálido, en ocasiones, es quedarse corto. Con temperaturas exteriores que en verano hacen superar los 35º en numerosas zonas de la Península, puede ser una actividad hercúlea salir a la calle a determinadas horas del día. La solución básica es la climatización, tanto las casas como las oficinas se han convertido en fresquitos bastiones donde superar el sofocón.

El contraste de ambientes interior y exterior es chocante en exceso y no son pocos los que se quejan de una verdadera atmósfera gélida interior. Todo el mundo se ha disputado el mando del aire, en al menos alguna ocasión, para adecuar la temperatura a sus gustos pero ¿Cuál es realmente la temperatura correcta? ¿Qué normas rigen la climatización de lugares comunes como, por ejemplo, una oficina?

Aunque parezca mentira existe una normativa sobre Seguridad y Salud en los Espacios de trabajo, que ha sido elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) con diversas consideraciones al respecto. Este organismo estipula que la temperatura del interior de una oficina nunca deberá ser más baja de 17º y no debe superar los 27º. A pesar de ello, las recomendaciones convienen que una temperatura óptima oscila entre los 24º y los 26º.

Para prevenir contrastes demasiados altos entre el interior y el exterior es recomendable que la diferencia de temperatura no supere los 12º, aunque con unos 5 ya se siente sensación de frescor.

Siguiendo estas pautas, conseguiremos tener el confort que necesitamos sin necesidad de molestar a otros compañeros, poner en riesgo nuestra salud y contribuyendo a mejorar el medioambiente.