Entradas

Un sistema de calefacción solar es aquel que utiliza la energía del sol para obtener calor o electricidad. Al ser la energía solar una fuente gratuita e inagotable, podríamos ahorrar dinero en nuestra factura eléctrica y de gas. En los períodos más fríos, disponer de un sistema de calefacción es esencial para nuestro bienestar y las fuentes de energía tradicionales pueden ser caras para aquellos con menor poder adquisitivo. Por estos motivos, optar por instalar uno puede ser importante. Para ayudarnos a hacerlo, veamos qué tipos de calentadores hay, qué características tienen y una serie de consejos para tomar la decisión adecuada.

 

Tipos de sistemas de calefacción solar. El termosifón

Un sistema de calefacción solar consta de tres elementos básicos. Primero, el colector o panel termo solar, que capta y transforma la energía solar. Segundo, depósito de almacenamiento, que a su vez puede ser en modo indirecto o directo, en función de si se conecta o no a un sistema de tuberías. Por último, el tercero es el propio sistema de tuberías y bombas. Aunque todos comparten estos tres elementos, podemos hacer una clasificación en activos y pasivos, dependiendo de si usan la energía solar en combinación con otras o no.

 

Activos

Estos utilizan, aparte de la energía solar, una energía alternativa para mover el agua dentro del circuito. Por ejemplo, una bomba de presión. De esta manera, no son sistemas autónomos. A su vez, se divide en dos, el térmico y el fotovoltaico, el primero obtiene calor y el segundo energía eléctrica.

 

Pasivos

Los pasivos no utilizan fuentes de energía externas, sino que se basan en el principio de termosifón (convección), de manera que tienen un funcionamiento autónomo.

Es una técnica de aprovechamiento de la energía solar, que aprovecha el calor conseguido mediante techo y paredes forma una masa térmica en la que la energía se almacena y se transfiere a la vivienda. Mediante tecnologías de construcción se transforma el calor y se utiliza sin necesidad de otros dispositivos, de manera que tiene un funcionamiento autónomo. Cabe señalar el auge de las denominadas casas pasivas, o Passivhaus, las cuales obtienen el calor que se produce a través de la luz y la radiación solar que entra por las ventanas; el que generan los electrodomésticos o, incluso, el propio calor corporal humano. No es necesario, por tanto, un sistema de calefacción asistido.

 

Hay que tener en cuenta que ambos sistemas tienen una serie de ventajas, como la fuente inagotable de energía, su idoneidad para zonas aisladas, su fácil mantenimiento o que solo exigen una inversión inicial.

 

Consejos para elegir una estación solar integrada o un sistema de drain-back

Instalar uno u otro dependerá del coste que queramos asumir o del tipo de vivienda. Por eso ofrecemos una serie de recomendaciones para ayudar en la decisión. Aunque ambos sistemas suponen un ahorro considerable en la factura eléctrica y de gas, conviene conocer las diferencias entre ellos para tomar la decisión más adecuada a nuestro caso. Por tanto, lo mejor es contactar con un profesional de Sanigrif que pueda asesorarnos en el proceso de elección de la estación solar integrada o del sistema de drain-back más adecuado.

 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el sistema activo (drain-back) ofrece una potencia mayor que el pasivo (termosifón) debido a que optimiza la captación y el transporte del calor. Por este motivo, si la vivienda precisa de una potencia elevada, quizá sea más conveniente esta opción (drain-back). Por otro lado, la inversión del pasivo es menor, al no requerir un sistema de energía externo añadido para funcionar, algo a tener en cuenta si contamos con un presupuesto limitado.

Quizá lo mejor sea realizar un estudio de coste-beneficio que permita conocer qué sistema de calefacción solar necesitamos, cuánto queremos gastar, dónde y cómo vamos a instalarlo o quién va a llevarlo a cabo. La última pregunta puede que sea la más importante.

 

En Sanigrif tenemos un amplio catálogo de vinculado con las energías renovables, completamente adaptado y preparado para ofrecer todas las soluciones que tus proyectos necesiten. También tienes a tu disposición una Oficina Técnica que te asesorará y ayudará en tus estudios, memorias y pliegos técnicos, valoraciones económicas, y en el seguimiento y control de proyectos de obras e instalaciones.

La climatización consiste en generar las condiciones de temperatura, humedad y calidad en el aire más adecuadas a las necesidades de un determinado grupo de personas dentro de un recinto cerrado. En Sanigrif contamos con una completa gama de productos para la realización de cualquier tipo de instalación de sistemas de climatización.

 

Gama completa de climatización Sanigrif

Existen multitud de formas de climatización que se adaptan a las diferentes necesidades de cada persona y estancia.

 

SPLIT Y MULTISPLIT: Estos métodos de refrigeración son muy silenciosos y de bajo consumo, ideales para la oficina y el hogar.

 

AEROTERMIA: consigue extraer un 77% del aire exterior a través de bombas de calor aire-agua y sistemas fan-coil, siendo así uno de los equipos más eficientes y menos contaminantes.

 

CONDUCTOS: Poseen sensores que mantienen la temperatura durante las paradas termostáticas ahorrando energía.

 

CASSETTES: Distribuyen la temperatura rápidamente y en varias direcciones en espacios grandes, como naves industriales, comedores o salas de reunión. Las cortinas de aire crean una barrera invisible que sirve para dividir dos ambientes para impedir la pérdida de calor o frío.

 

– REJILLAS Y REGULACION INTELIGENTE: Las rejillas proporcionan la mejor distribución del aire y mediante los diferentes termostatos podremos seleccionar la temperatura deseada en cada momento.

 

– INDUSTRIAL COMPACTAS O ENFRIADORAS: se instalan en locales grandes donde precisan máquinas potentes.

 

COBRE FRIGORIFICO Y AISLAMIENTO: El cobre se emplea para instalaciones de refrigeración y aire acondicionado porque tiene una gran durabilidad y mantiene unas condiciones de salubridad más altas. Los conductos de aislamiento retienen el calor o frío para asegurar la mayor eficiencia posible.

 

ACCESORIOS DE CLIMATIZACION: Gases refrigerantes, bombas de condensados, canaletas, soportes y anti vibradores son elementos clave para una correcta instalación del sistema de climatización.

 

En nuestras tiendas Sanigrif encontrarás la totalidad de la gama de climatización al mejor precio, las marcas líderes del mercado, y a los mejores profesionales para asesorarte y aconsejarte en tus proyectos.

La instalación de un sistema de calefacción en el hogar debe ser una decisión tomada con conciencia. Para elegir adecuadamente, es necesario que tengamos en cuenta una serie de factores fundamentales que garanticen su buen funcionamiento y la cobertura de las necesidades de la familia en el hogar.

 

No es lo mismo escoger una caldera para un piso pequeño que para una vivienda unifamiliar. Es por ello que factores como el tamaño de la vivienda, el tiempo que nuestra familia pasa en el hogar, las condiciones de instalación y el presupuesto disponible afectan en el proceso de toma de decisiones.

 

Calderas de gas vs. Biomasa

Los tipos más comunes que encontramos en el mercado son las calderas tradicionales de gas natural o propano y las calderas o estufas que funcionan con pellets o biomasa. Ambos sistemas tienen ventajas y desventajas y se adaptan más a algunas necesidades que a otras.

 

Ahorro energético

Las calderas de gas natural funcionan, como su nombre lo indica, con energía proveniente del gas natural o del gas propano. En la actualidad se fabrican las llamadas calderas de condensación, ya que, entre los varios tipos de calderas a gas que existen en el mercado, estas han demostrado tener enormes ventajas frente a sus otras compañeras.

 

Por su parte, las calderas y estufas de biomasa, también llamadas de pellets, son equipos de calefacción muy ecológicos, ya que los pellets son fabricados de materiales orgánicos tales como el serrín, que son conglomerados para que sirvan de combustión y fuente de energía a la caldera.

 

De esta forma, podemos notar que el sistema de pellets es mucho más ecológico y de consumo más eficiente que una caldera a gas, ya que utiliza una fuente de energía inagotable, barata y orgánica.

Sin embargo, las calderas de condensación también contribuyen al ahorro energético si las comparamos con el resto de las calderas a gas. Gracias a su bajo consumo es posible también disfrutar de calefacción y agua caliente en la vivienda mientras ahorramos hasta un 30 % en la factura.

Baja emisión de agentes contaminantes

Las calderas y estufas de biomasa utilizan un combustible que aporta un alto poder energético en forma de calor. Al estar compuestos los pellets de materiales y residuos orgánicos, no emiten componentes químicos contaminantes como dióxido de carbono.

 

Las calderas a gas suelen emitir dióxido de carbono u óxido de nitrógeno, por lo que resultan mucho más contaminantes que las que se alimentan de biomasa. Sin embargo, este impacto negativo se ve reducido en las calderas de condensación, que emiten menos gases contaminantes que otras calderas de gas.

 

Costos de instalación

Los costos de instalación de un sistema de calefacción tradicional son mucho menos elevados que los costos de instalación de una caldera de pellets, no así una estufa de pellets. Además, para almacenar el combustible de este sistema es necesario también que tengamos un espacio en el hogar destinado a tal fin, por lo que no es viable su instalación en pisos o viviendas pequeñas.

 

Es por estas razones que recomendamos estudiar muy bien cada caso particular, para poder determinar cuál es el sistema de calefacción ideal para cada familia.

 

En Sanigrif siempre tendrás el soporte técnico que necesites para tus proyectos, como también la más amplia oferta de calderas de condensación y de biomasa. Ponte en contacto con tu almacén más cercano.

Una cortina de aire es un dispositivo de ventilación que se instala sobre puertas y ventanas de grandes dimensiones. Gracias a este mecanismo, creamos una barrera invisible que sirve para dividir dos ambientes, de manera que no impide la circulación de las personas.

 

Al fusionar ambientes, las cortinas de aire impiden las pérdidas de calor o de frío, ya que, sin ellas, el aire climatizado que se encuentra en el interior de una estancia se perdería ante la apertura constante de la puerta sobre la cual se ubica.

 

El funcionamiento de este aparato se basa en la entrada de aire a través de una rejilla, el cual es comprimido gracias a unos ventiladores internos para, finalmente, ser expulsado a través de una salida orientada hacia el acceso donde se necesita la cortina.

 

Ventajas de instalar una cortina de aire

Es muy común la utilización de las cortinas de aire cuando, por cuestiones referentes a la logística, necesitamos que las puertas permanezcan abiertas durante largos períodos de tiempo. Lugares como locales comerciales, grandes almacenes, hoteles, tiendas y centros comerciales recurren a la utilización de estos modernos mecanismos, especialmente cuando se trata de puertas automáticas ubicadas en lugares de acceso público que están siendo abiertas constantemente.

 

Para este tipo de casos, una cortina de aire es la solución más inteligente, ya que incide directamente en el ahorro energético al impedir que el calor (o el frío) interior escape al exterior. De esta manera, podemos controlar en mayor medida la temperatura, lo que incrementa la sensación de confort térmico dentro de la estancia, a la par que elimina las corrientes de aire.

 

Nuestro catálogo de productos

En Sanigrif ofrecemos a nuestros clientes un amplio abanico de productos relacionados con la climatización y adaptados a las necesidades de cada consumidor. Entre los tipos de cortinas de aire, podemos destacar los dispositivos de funcionamiento continuo (accionados manualmente o con mando a distancia) y los que disponen de sensor de movimiento.

 

Estos equipos tienen la misma apariencia que un aparato de aire acondicionado, por lo que su estética es ideal. Algunos funcionan con batería de agua y, dependiendo del tamaño, pueden ser tipo murales (perfectos para ser instalados en puertas grandes) o más pequeños, los cuales nos resultarán más rentables para espacios reducidos.

 

Por otro lado, contamos con modelos de expulsión del aire de manera horizontal o vertical. La mayoría de ellos también incorporan una resistencia que se ocupa de calentar el aire.

 

Acércate a tu almacén Sanigrif más cercano y déjate asesorar por uno de nuestros expertos profesionales para ofrecerte la mejor solución para tus proyectos.

En este artículo exponemos las claves principales para entender cómo funciona el sistema de energía solar térmica y en qué se diferencia de la energía solar fotovoltaica. Además, detallamos los diferentes tipos de paneles térmicos que existen en el mercado.

 

¿Cómo se utiliza la energía solar térmica en el sistema de calefacción?

La energía solar térmica concentra la luz solar para convertirla en calor y poder aplicarla en diferentes usos.

Los equipos que funcionan con esta energía se componen por unos paneles solares térmicos que recogen la radiación térmica para calentar agua. Estos paneles contienen un líquido solar que, al ser expuesto al sol se calienta, para después traspasar su calor al agua de la vivienda, la cual queda lista para ser usada en caliente.

La energía térmica es ideal para utilizarse con innovadoras soluciones de calefacción como el suelo radiante, además de para generar Agua Caliente Sanitaria. En instalaciones industriales de climatización de piscinas o duchas suelen utilizarse sistemas de circulación forzada, como veremos más adelante.

La calefacción con sistema térmico reduce la emisión de CO2 porque utiliza fuentes de energías renovables para poder funcionar.

 

Diferencias entre energía solar térmica y energía solar fotovoltaica

Aunque a primera vista ambos tipos de energía pueden parecer iguales por su parecido diseño, tienen algunas diferencias. La energía térmica funciona con paneles térmicos y la energía fotovoltaica con paneles solares. A continuación, presentamos las diferencias principales entre estos sistemas:

  1. Los paneles térmicos recogen energía térmica para, directamente, calentar el agua. Por el contrario, los paneles fotovoltaicos recogen energía solar, la cual convierten en electricidad.
  2. Los equipos de energía térmica son alrededor de un 90% más eficientes que los equipos fotovoltaicos para recibir el calor del sol, ya que los paneles térmicos no tienen que orientarse en una dirección concreta para recibir el calor del sol. Por ello, la energía térmica puede producir agua caliente incluso en días nublados.
  3. Las placas termodinámicas son más fáciles de instalar porque son más ligeras. Incluso son más fuertes porque están fabricadas con chapa de aluminio.
  4. Los equipos térmicos son más económicos porque tanto su instalación como su mantenimiento son más sencillos. Tan solo será necesario comprobar que no existen fugas.
  5. En el caso de instalaciones domésticas, cabe destacar que la tecnología térmica es menos voluminosa que la fotovoltaica y, por tanto, requiere menos espacio. Este dato siempre dependerá de la cantidad de potencia que queramos instalar.

 

Paneles térmicos para la energía solar térmica

Recomendamos el asesoramiento de un profesional de Sanigrif para elegir la mejor opción dependiendo de las necesidades personales. Actualmente, existen dos clases de paneles termodinámicos:

  1. Los paneles de sistema termosifónicos se instalan directamente en el tejado y deben colocarse en horizontal. En este caso, los depósitos se colocan en el exterior, haciendo que aumente la pérdida térmica y sean menos eficientes que los de sistema forzado. El mantenimiento es sencillo y su instalación es más simple porque son más ligeros.

Sistema Termosifónico

  1. Los paneles de sistema forzado se pueden colocar en cualquier estancia interior y son más eficientes que los termosifónicos, aunque son más caros y requieren de conexión eléctrica y regulación de la bomba.

Sistema Forzado

En conclusión, la energía solar térmica es un tipo de energía limpia que ofrece un ahorro importante y un alto rendimiento. Déjate asesorar por un profesional de Sanigrif para selección del producto que mejor se adapte a tus proyectos y necesidades.

Descubre toda nuestra gama en sanigrif.es y en cualquiera de nuestros almacenes Sanigrif

La eficiencia energética se ha convertido en uno de los objetivos principales de los países desarrollados. Su finalidad última es reducir las emisiones y lograr un mayor aprovechamiento de los recursos energéticos. Para ello, la Unión Europea ha elaborado una directiva que promueve el uso de energías renovables, además de exigir un mínimo de eficiencia energética.

 

La Directiva ErP

La Directiva ErP (Energy Related Products) tiene como objetivo regular la eficiencia energética de los sistemas de calefacción y aguas calientes sanitarias (ACS), así como hacer descender el ruido de dichos sistemas. Se aplica a todos los productos comercializados a partir del 26/09/2015. También incorpora una exigencia para las emisiones de NOx, que entró en vigor el 26/09/2018.

 

Cómo mejorar la eficiencia energética de nuestra instalación de agua caliente

A partir de las fechas indicadas en la normativa, todos los productos deberán cumplir con los requisitos establecidos. No obstante, también es posible mejorar la eficiencia energética de una instalación antigua de ACS. Para concretarlo más, nos centraremos en las calderas de condensación, en los sistemas de energía solar y en los acumuladores.

Las calderas de condensación

Están reemplazando a las calderas convencionales, debido a su rendimiento energético superior. El gas generado para calentar el agua también se condensa permitiendo aprovechar el calor latente de vaporización, con lo que los rendimientos superan el 100 %, adecuándose a la directiva ErP.

En las calderas convencionales no se podía aprovechar la condensación, ya que el agua se mezclaba con los óxidos de azufre, dando lugar a ácidos que corroían la estructura. Ahora, el uso de combustibles de bajo contenido en azufre, como el gas natural, nos abre la puerta a esta tecnología.

Los sistemas de energía solar

También es posible abastecer nuestra instalación de agua caliente con energía solar. Con la entrada en vigor de las nuevas normativas de urbanismo, todos los edificios han de contar con un determinado número de paneles solares.

El funcionamiento del panel solar es simple: la energía solar es captada por la lámina, y el agua circula a través de unos tubos, ascendiendo por la placa a medida que se calienta. Dicha agua caliente se recolecta en un acumulador para su posterior uso en la vivienda o comercio.

Aunque son económicos estos sistemas dependen de la luz solar, por lo que se recomienda su instalación como apoyo a una caldera de condensación.

Los acumuladores

La principal función es acumular el agua caliente y administrar su uso. Dependiendo del tamaño y del uso de la red de ACS seleccionaremos la capacidad de nuestro acumulador. A mayor capacidad, menores son las pérdidas de calor. Sin embargo, también es mayor el espacio que ocupa.

 

Algunas recomendaciones básicas de uso

Además de los equipos mencionados con anterioridad, existen ciertas pautas encaminadas a la mejora del rendimiento energético de nuestra instalación:

– Revisar las tuberías para testar el aislamiento de estas, y en caso de hallar fugas, repáralas inmediatamente.

– Controlar la temperatura de la caldera y el acumulador. A mayor temperatura, mayores serán las pérdidas de calor. En consecuencia, buscaremos la temperatura necesaria para nuestro confort sin excedernos.

En definitiva, con estos consejos podremos garantizar la eficiencia energética de nuestro sistema de ACS.

En Sanigrif tenemos un amplio catálogo de vinculado a la calefacción y ACS, completamente adaptado y preparado para ofrecer todas las soluciones que tus proyectos necesiten. También tienes a tu disposición una Oficina Técnica que te asesorará y ayudará en tus estudios, memorias y pliegos técnicos, valoraciones económicas, seguimiento y control de proyectos de obras e instalaciones.

Contar con un nivel aceptable de eficiencia energética en la vivienda es posible. No obstante, muchas personas desconocen cuáles son y cómo funcionan los sistemas de calefacción más eficientes del mercado, según las necesidades de cada vivienda o zona. Por ello, en este artículo del Blog de Sanigrif ofrecemos cómo son todos estos sistemas y las claves de cada uno de ellos a la hora de mejorar la eficiencia.

Los sistemas de calefacción para mejorar la eficiencia energética: ¿cómo son?

Destacamos, a continuación, las siguientes opciones de calefacción: suelo radiante, estufas de biomasa, energía solar, aerotermia y caldera de condensación como los mejores sistemas.

 

Suelo radiante

Funciona mediante un circuito de agua. Este circuito se encarga de calentar la vivienda de forma uniforme. Proporcionan calor del suelo hacia arriba. Es una opción muy recomendada para ahorrar energía, puesto que consume muy poca.

 

Estufas de biomasa

Son muy eficientes por el combustible utilizado. Son automáticas por completo. Eso sí, requieren la instalación de un almacén pequeño donde podamos guardar el combustible.

 

Energía solar

No depende de terceros, lo que convierte al hogar en autosuficiente. La mayor necesidad es la instalación de los captadores solares en una posición directa y prolongada a los rayos del sol. La inversión inicial es elevada, pero compensa a largo plazo.

 

Aerotermia, la aliada para conseguir ahorro en calefacción

Extrae la energía contenida en el aire, incluso a temperaturas bajo cero, por lo que es ideal para climas muy fríos. Su mantenimiento es bajísimo y está considerada como la calefacción con menor consumo energético. Su instalación es muy sencilla.

 

Caldera de condensación

Existen muchos tipos. Funcionan gracias a un depósito, normalmente, de metal que contiene agua y que se calienta gracias a la combustión del gas. El agua sale del depósito y es utilizada para calentar los radiadores de aluminio.

 

Los sistemas de calefacción que favorecen la eficiencia energética nos permiten un importante ahorro en calefacción, así como un mayor respeto por el medioambiente.

 

Ven a nuestras tiendas Sanigrif y descubre la amplia gama de Calefacción que tenemos para ofrecerte, y siempre con el mejor asesoramiento y precio.

Los Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo son la tendencia actual del sector de la construcción en nuestro país. Tras las últimas noticias que hablan del problema del cambio climático y con la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera como principal objetivo mundial, reducir el consumo de energía en las viviendas es una necesidad cada día más urgente.

En este sentido, y en lo que se refiere al sector de la construcción, la normativa actual es cambiante, en busca de adaptarse a la situación. Con ello surgen cada día nuevas tendencias en sistemas de instalaciones térmicas de calefacción y agua caliente sanitaria y en sus diseños.

Actualmente, existen multitud de soluciones técnicas en sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria para incorporar a las edificaciones, los cuales han llegado a alcanzar un importante ahorro energético y consiguen transformarlas en Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo, siendo los sistemas de aerotermia los que destacan.

Sistemas de aerotermia

En las viviendas de nueva construcción, la tendencia actual pasa por la instalación de sistemas de aerotermia, dado que su tecnología reversible permite satisfacer tanto la demanda de agua caliente sanitaria como las demandas de climatización. Son sistemas con alta eficiencia energética, simples de instalar, compatibles con otros sistemas y están considerados como generadores de energía renovable.

La aerotermia puede llegar a proporcionar unos mayores niveles de confort, de ahorro, y a su vez, una tecnología eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Este tipo de sistemas ahorran de media en torno al 60 % de electricidad debido a que utilizan un 75 % de energía renovable y un 25 % de energía eléctrica.

Basan su funcionamiento en la extracción de la energía almacenada en el aire en forma de calor, la cual absorben mediante una bomba y transmiten posteriormente a un circuito con gas refrigerante donde se produce el intercambio de calor. Allí se obtienen tanto el frío como el calor o el agua caliente. Pueden ser utilizados en cualquier zona climática, siendo menos eficientes en zonas frías al necesitar un aporte de energía eléctrica mayor.

Dado que el sistema es totalmente reversible, podemos utilizarlo como calefacción en invierno y, al extraer el calor del aire y enviarlo al exterior, podemos usarlo también como aire acondicionado, proporcionando frío en verano.

Caminamos hacia un futuro en el que cada vez dispondremos de nuevas tecnologías más eficientes. Nos aportarán poco a poco mejores soluciones para la consecución de la meta marcada de la reducción de emisiones de CO2 con Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo y, sobre todo, nos aportarán un mayor confort.

 

Descubre en Sanigrif toda la gama de bombas de calor que ponemos a tu disposición para ofrecerte la mejor solución a tus proyectos.

Recientes investigaciones han determinado que las plantas centralizadas de calefacción solar tienen un gran impacto sobre el cambio climático y pueden ayudar, considerablemente, a reducir el calentamiento global. Este sistema de climatización permite el aprovechamiento de los rayos del sol para convertirlos en energía eléctrica o térmica. Tras los estudios y análisis necesarios, este tipo de calefacción puede definirse como un sistema eficiente y sostenible.

Beneficios de la calefacción solar

Son muchos los beneficios que obtenemos al apostar por este sistema de energía renovable. En primer lugar, gracias a la instalación de colectores solares y de tanques, el agua quedará almacenada  para mantenerla sin pérdidas bruscas de calor.

El resultado de este sistema de energía es un ahorro económico importante porque solo será necesario utilizar el gas natural en las calderas cuando se haya agotado esta fuente energética acumulada.

Estas investigaciones también han determinado que las plantas de climatización solar estudiadas aprovechan más del 90 % la energía renovable. Además, con relación al efecto invernadero, el impacto ambiental queda reducido al 70 %, en comparación con los sistemas de calefacción de gas natural.

Por tanto, las principales ventajas de la calefacción solar son:

No contamina.

– Es una fuente de energía inagotable.

– Cubre el servicio de zonas aisladas que no disponen de redes de instalaciones de gas cercanas.

– Tiene un mantenimiento sencillo.

No existen facturas mensuales. Solo será necesario hacer una inversión inicial y tras cinco años, desde su implantación, el importe estará amortizado.

¿Cómo funciona el sistema de calefacción por placas solares térmicas?

Para poder disponer de energía solar térmica es necesario instalar unas placas solares térmicas. Estas se encargan de capturar la radiación solar y convertirla en energía térmica, es decir, en calor. Este calor estará destinado para producir agua caliente sanitaria o calentar el aire de la calefacción.

La energía térmica no se consume totalmente de forma instantánea, sino que depende de la demanda que exista en cada momento. Precisamente por ello, y para no desaprovecharla, es necesario acumularla. Para ello, será necesario contar con un sistema de acumulación de agua caliente de consumo para ir suministrándola a medida que se requiera. Los depósitos de acumulación solar consiguen aislar esta energía para evitar sus pérdidas.

En Sanigrif, como empresa especializada del sector, ofrecemos diferentes opciones dependiendo de las necesidades. Así, por ejemplo, en nuestros almacenes y catálogo Dispo de disponibilidad de producto, nuestros clientes podrán encontrar captadores, termosifones, Drainback, acumuladores y equipos forzados con estación solar integrada.

En conclusión, una instalación de energía solar térmica nos permite eliminar, en grandes cantidades, el uso de energía convencional para disponer de agua caliente y calefacción. Por tanto, gracias a la calefacción solar será posible reportar gran ahorro desde el punto de vista energético y económico.