Entradas

Tratamiento del agua: descalcificación y osmosis. ¿Qué diferencias hay?

Al principio los mirábamos como extraños, pero los equipos de tratamiento del agua se han ido insertando en nuestras casas con el paso de los años. En algunas regiones, como la zona de Levante, donde el agua es más dura y el nivel de la cal es más alto, se convierte en un elemento indispensable dentro de nuestro hogar.

Por lo general, tenemos dos opciones principales para el tratamiento del agua: la descalcificación y la osmosis. Aunque puedan parecer lo mismo, tienen usos distintos y están pensados para resolver diferentes soluciones.

Descalcificación: un tratamiento del agua pensado para el hogar

Un descalcificador es un equipo que se coloca en la entrada general de agua a la vivienda. Su función es eliminar las sales de calcio y magnesio del agua. De esta forma, se obtiene un líquido más blando y se eliminan los problemas de la cal. Se compone de tres partes básicas: un depósito de sal, un depósito de resina y un cabezal para entrada y salida de agua y sal.

A través de un proceso químico, la resina retiene las partículas de cal. Cuando se encuentra saturado, el cabezal, el cerebro del aparato, limpia con agua y sal el descalcificador a través de un desagüe.

Las ventajas sobre el tratamiento del agua son enormes y variadas ya que el agua sale más blanda y suave. No necesitamos tanta cantidad de suavizante y ahorramos en consumo de gel y champú. Asimismo, también desaparecen las manchas de cal en vajilla y grifería… y se reduce la aparición de cal en las tuberías y electrodomésticos.

Osmosis: pensada para el consumo del agua

La osmosis, por su parte, está pensada para el consumo del agua. Consiste en un depurador autónomo que se coloca debajo del fregadero de la cocina. Este aparato realiza el tratamiento del agua a través de la ósmosis inversa, que elimina entre el 85 y 95% de sales.

Una vez instalado, obtiene agua sin olor y con un sabor bueno, incluso superior al del agua embotellada. Entre las ventajas de su instalación destacan varias cosas. Sobre todo el precio que ahorramos al prescindir del agua embotellada y la calidad del agua que obtenemos. Otros beneficios importantes se encuentran relacionados con la salud, puesto que beberemos un agua más saludable.

Por último, te recordamos que todas las cuestiones relacionadas con el tratamiento del agua te las podemos resolver en nuestros almacenes de Sanigrif. No dudes y visítanos ;).