Entradas

Tipo de aire acondicionado: ¿Cuál elegir?

Llega el verano y nos planteamos climatizar nuestro hogar para paliar los efectos del calor. No obstante, ¿sabemos que tipo de aire acondicionado elegir? A la hora de seleccionarlo adecuadamente entran en juego conceptos y características como: el consumo, la potencia, y decibelios entre otros.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir un tipo de aire acondicionado u otro, es el espacio del que disponemos para su instalación, ya que algunos tipos de aire acondicionado necesitan de más de una unidad. Teniendo en cuenta todo lo anterior, solo queda conocer las características de los principales tipos de aire acondicionado.

Split: es un equipo de climatización compuesto de dos unidades, una interior y otra exterior. Este tipo de aire acondicionado tiene sobre todo un uso doméstico. Son los más comercializados hoy en día debido a sus amplios rangos de potencia, sus buenos rendimientos y sus bajos decibelios. En el caso de que una misma unidad exterior de Split cuente con varias unidades interiores, estaríamos hablando de un sistema de Multisplit. Además, suponen un gran ahorro energético ya que solo necesita de un compresor y ayuda a crear una mayor sensación de confort al estabilizar la temperatura ambiente.

De conducto: requieren de una preinstalación en las habitaciones, aunque muchas viviendas de nueva construcción ya vienen con ella. Las mayores ventajas de este tipo de aire acondicionado son su silencio, que permiten un gran ahorro de energía y su alto nivel estático.

De cassette: este tipo de aire acondicionado junto al anterior, son los más recomendados para superficies amplias. De hecho, también requiere de un falso techo para su instalación. Su estética también pasa desapercibida, lo que es ideal para grandes superficies como restaurantes. La gran ventaja de este sistema de aire acondicionado es que asegura un reparto uniforme del aire.

Bomba de calor aerotérmica: este tipo de sistema funciona utilizando energía de fuentes renovables, ayudando de este modo a la eficiencia energética. Este tipo de aire acondicionado no solo se usa para climatizar, también se usa como sistema de calefacción y para el agua caliente sanitaria.

Asimismo, otra parte importante de los sistemas de bomba de calor es el hidrokit , que ejerce como cerebro del equipo. Con un tamaño reducido, permite una mayor libertad al instalador para su configuración y es adecuado para diversos tipos de instalación. En función de la configuración que deseemos, se puede producir, simultáneamente, frío o calor y ACS.

Recuerda que todos estos tipos de aire acondicionado puedes encontrarlos en nuestros almacenes así como consultar los catálogos de nuestros productos en Madrid  y en la zona de Levante.

Todo lo que necesitas saber sobre la normativa ErP

Desde septiembre de 2015, la UE ha impuesto una normativa sobre diseño ecológico y etiquetado energético más conocida como normativa ErP (Energy Related Products). La ErP establece los requisitos mínimos medioambientales de todos los productos que consumen energía para que puedan ser vendidos e instalados en la Unión Europea. Todos los productos que lo cumplan llevarán la marca CE, que significa “Conformité Européenne” o de Conformidad Europea.

La normativa ErP afecta tanto a equipos de calefacción (calderas de gas y gasóleo, bombas de calor y calderas de cogeneración de menos de 400 kW) como a equipos de ACS (termos eléctricos, calentadores instantáneos de gas, acumuladores y equipos de energía solar de menos de 2000 litros).

¿Cómo te afecta la normativa ErP si eres instalador? Estás obligado a instalar únicamente productos que cumplan con la normativa. Así como tener conocimiento de cuáles pueden ser legalmente instalados e informar de ello al usuario para que conozca sus opciones. En el caso de que vayas a instalar varios productos en una misma vivienda, deberás de calcular la eficiencia energética del conjunto y su etiqueta energética.

¿Y si eres fabricante? En este caso, la normativa ErP te obliga a que fabriques productos que cumplan con la normativa y de proporcionar el etiquetado energético en todos los productos. En el caso de que también fabriques calderas de gas o gasoil, deberás únicamente fabricar equipos de alta eficiencia, es decir, únicamente calderas de condensación.

Una de las obligaciones de la normativa ErP es que todos los productos de calefacción y/o producción de ACS deben llevar una etiqueta energética la cual debe de identificar con una letra y color el nivel de eficiencia del equipo. La mejor calificación será representada con A++. Con esta normativa, la calificación mínima es la B. Estas etiquetas mostrarán también el nivel de ruido medido en dB. Existirá un límite máximo de ruido para las bombas de calor.