Entradas

Tratamiento del agua: descalcificación y osmosis. ¿Qué diferencias hay?

Al principio los mirábamos como extraños, pero los equipos de tratamiento del agua se han ido insertando en nuestras casas con el paso de los años. En algunas regiones, como la zona de Levante, donde el agua es más dura y el nivel de la cal es más alto, se convierte en un elemento indispensable dentro de nuestro hogar.

Por lo general, tenemos dos opciones principales para el tratamiento del agua: la descalcificación y la osmosis. Aunque puedan parecer lo mismo, tienen usos distintos y están pensados para resolver diferentes soluciones.

Descalcificación: un tratamiento del agua pensado para el hogar

Un descalcificador es un equipo que se coloca en la entrada general de agua a la vivienda. Su función es eliminar las sales de calcio y magnesio del agua, para obtener un líquido más blando y eliminando los problemas asociados a la cal. Se compone de tres partes básicas: un depósito de sal, un depósito de resina y un cabezal para entrada y salida de agua y sal.

A través de un proceso químico, la resina retiene las partículas de cal. Cuando se encuentra saturado, el cabezal, el cerebro del aparato, limpia con agua y sal el descalcificador a través de un desagüe.

Las ventajas sobre el tratamiento del agua son enormes y variadas: el agua sale más blanda y suave, no necesitamos tanta cantidad de suavizante, ahorramos en consumo de gel y champú, desaparecen las manchas de cal en vajilla y grifería… y se reduce la aparición de cal en las tuberías y electrodomésticos.

Osmosis: pensada para el consumo del agua

La osmosis, por su parte, está pensada para el consumo del agua. Consiste en un depurador autónomo que se coloca debajo del fregadero de la cocina. Este aparato realiza el tratamiento del agua a través de la ósmosis inversa, la cual elimina entre el 85 y 95% de sales.

Una vez instalado, obtiene agua sin olor y con un sabor bueno, incluso superior al del agua embotellada. Entre las ventajas de su instalación, sobre todo destacan el precio que ahorramos al prescindir del agua embotellada y la calidad del agua que obtenemos. Otros beneficios importantes se encuentran relacionados con la salud, puesto que beberemos un agua más saludable.

Por último, te recordamos que todas las cuestiones relacionadas con el tratamiento del agua te las podemos resolver en nuestros almacenes de Sanigrif. No dudes y visítanos ;).

CÓMO SE OBTIENE EL AGUA CALIENTE SANITARIA

El Agua Caliente Sanitaria (ACS) se ha convertido en un requisito fundamental para muchos hogares e incluso en un servicio básico e indispensable en muchos países. Existen tres sistemas principales para obtener agua caliente sanitaria que se clasifican según la manera en la que calientan esa agua y que serían las siguientes: instantáneos, por acumulación y de producción mixta.

Dentro del sistema de producción de agua caliente instantánea se incluyen los calentadores eléctricos o de gas y la caldera mural entre otros. Este tipo de sistema no tiene capacidad de almacenamiento de agua caliente, por lo que actúa bajo la demanda del usuario. Este sistema se utiliza sobre todo para uso individual.

El sistema de producción por acumulación, mantienen el agua caliente sanitaria en un tanque acumulador aislado. Este sistema se lleva a cabo sobre todo en aquellos lugares donde es necesario que el uso de agua sea centralizado, por lo que se utiliza sobre todo en edificios públicos y centros comerciales. Entre los aparatos que emplean este tipo de sistemas, se encuentran la bomba de calor y la caldera. Existen distintos tipos de acumuladores:
El acumulador de agua: el funcionamiento es bastante sencillo: almacena en un núcleo de material cerámico el calor que suele ser producido mediante electricidad. Cuántas más horas acumule calor a lo largo del día mejor, más probabilidades de conseguir la energía suficiente para cubrir las necesidades del día.
– El interacumulador de agua: funciona de una forma bastante similar al anterior para conseguir agua caliente sanitaria. La principal diferencia entre ambos tipos aparatos es que el interacumulador incluye en un serpertín integrado, con lo que consigue traspasar el calor del circuito primaria al secundario.
– El acumulador de inercia para calefacción: se utiliza sobre todo en calderas de biomasa, ya que aunque se apague, si necesitamos energía agua caliente sanitaria usa la energía acumulada en el depósito de inercia.

Los sistemas de producción mixtos, son una mezcla del sistema instantáneo y del de acumulación. Obtienen la mayor parte del agua caliente sanitaria por acumulación, pero proporcionan agua por producción instantánea cuando existe un pico de demanda.

Si necesitas más información sobre aparatos para la obtención de agua caliente sanitaria, o deseas adquirir alguno de los aparatos mencionados anteriormente, no dudes en acercarte a cualquier almacén Sanigrif, donde los mejores profesionales resolverán todas tus dudas. ¡Te esperamos!

Agua, recurso en extinción

La mayoría de la superficie de nuestro mundo, unas tres cuartas partes, está cubierta de agua. Esta particularidad lo ha dotado de vida y otorgado el sobrenombre de planeta azul. Pese a ello, sólo un 3% de la misma es dulce, preparada para el consumo. Aún con el pequeño porcentaje que representa, la totalidad de los ecosistemas terrestres la necesita para su supervivencia. Esto la convierte en un recurso valioso y elemental que está, sin embargo, al borde de la extinción.

El aceleramiento del cambio climático, el crecimiento desmesurado de la población y la limitada acción de recuperación del ciclo del agua dan como resultado su escasez paulatina. Pequeñas acciones cotidianas pueden suponer un gasto excesivo o un ahorro significativo. Así, al tirar de una cisterna convencional estamos desperdiciando de 8 a 10 litros, 95 en una sola ducha de cinco minutos.

Por ello, desde Sanigrif Thisa proponemos una utilización responsable de los recursos del planeta. En todos nuestros puntos de venta te ofrecemos una amplia gama de productos destinados a hacer un uso más eficiente del líquido elemento.

Entre las innovaciones que desarrollan nuestras principales marcas podrás encontrar cisternas de doble carga, grifería reductora de caudal, rociadores de bajo consumo y hasta un lavabo-inodoro que reutiliza el agua.

Sabemos que cada gota cuenta y estamos convencidos de que cuidar el medioambiente es cosa de todos. Así, abogamos por administrar de forma sensata el agua que consumimos. Invertir en el planeta es invertir en el futuro.