Un sistema de calefacción solar es aquel que utiliza la energía del sol para obtener calor o electricidad. Al ser la energía solar una fuente gratuita e inagotable, podríamos ahorrar dinero en nuestra factura eléctrica y de gas. En los períodos más fríos, disponer de un sistema de calefacción es esencial para nuestro bienestar y las fuentes de energía tradicionales pueden ser caras para aquellos con menor poder adquisitivo. Por estos motivos, optar por instalar uno puede ser importante. Para ayudarnos a hacerlo, veamos qué tipos de calentadores hay, qué características tienen y una serie de consejos para tomar la decisión adecuada.

 

Tipos de sistemas de calefacción solar. El termosifón

Un sistema de calefacción solar consta de tres elementos básicos. Primero, el colector o panel termo solar, que capta y transforma la energía solar. Segundo, depósito de almacenamiento, que a su vez puede ser en modo indirecto o directo, en función de si se conecta o no a un sistema de tuberías. Por último, el tercero es el propio sistema de tuberías y bombas. Aunque todos comparten estos tres elementos, podemos hacer una clasificación en activos y pasivos, dependiendo de si usan la energía solar en combinación con otras o no.

 

Activos

Estos utilizan, aparte de la energía solar, una energía alternativa para mover el agua dentro del circuito. Por ejemplo, una bomba de presión. De esta manera, no son sistemas autónomos. A su vez, se divide en dos, el térmico y el fotovoltaico, el primero obtiene calor y el segundo energía eléctrica.

 

Pasivos

Los pasivos no utilizan fuentes de energía externas, sino que se basan en el principio de termosifón (convección), de manera que tienen un funcionamiento autónomo.

Es una técnica de aprovechamiento de la energía solar, que aprovecha el calor conseguido mediante techo y paredes forma una masa térmica en la que la energía se almacena y se transfiere a la vivienda. Mediante tecnologías de construcción se transforma el calor y se utiliza sin necesidad de otros dispositivos, de manera que tiene un funcionamiento autónomo. Cabe señalar el auge de las denominadas casas pasivas, o Passivhaus, las cuales obtienen el calor que se produce a través de la luz y la radiación solar que entra por las ventanas; el que generan los electrodomésticos o, incluso, el propio calor corporal humano. No es necesario, por tanto, un sistema de calefacción asistido.

 

Hay que tener en cuenta que ambos sistemas tienen una serie de ventajas, como la fuente inagotable de energía, su idoneidad para zonas aisladas, su fácil mantenimiento o que solo exigen una inversión inicial.

 

Consejos para elegir una estación solar integrada o un sistema de drain-back

Instalar uno u otro dependerá del coste que queramos asumir o del tipo de vivienda. Por eso ofrecemos una serie de recomendaciones para ayudar en la decisión. Aunque ambos sistemas suponen un ahorro considerable en la factura eléctrica y de gas, conviene conocer las diferencias entre ellos para tomar la decisión más adecuada a nuestro caso. Por tanto, lo mejor es contactar con un profesional de Sanigrif que pueda asesorarnos en el proceso de elección de la estación solar integrada o del sistema de drain-back más adecuado.

 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el sistema activo (drain-back) ofrece una potencia mayor que el pasivo (termosifón) debido a que optimiza la captación y el transporte del calor. Por este motivo, si la vivienda precisa de una potencia elevada, quizá sea más conveniente esta opción (drain-back). Por otro lado, la inversión del pasivo es menor, al no requerir un sistema de energía externo añadido para funcionar, algo a tener en cuenta si contamos con un presupuesto limitado.

Quizá lo mejor sea realizar un estudio de coste-beneficio que permita conocer qué sistema de calefacción solar necesitamos, cuánto queremos gastar, dónde y cómo vamos a instalarlo o quién va a llevarlo a cabo. La última pregunta puede que sea la más importante.

 

En Sanigrif tenemos un amplio catálogo de vinculado con las energías renovables, completamente adaptado y preparado para ofrecer todas las soluciones que tus proyectos necesiten. También tienes a tu disposición una Oficina Técnica que te asesorará y ayudará en tus estudios, memorias y pliegos técnicos, valoraciones económicas, y en el seguimiento y control de proyectos de obras e instalaciones.

En este artículo exponemos las claves principales para entender cómo funciona el sistema de energía solar térmica y en qué se diferencia de la energía solar fotovoltaica. Además, detallamos los diferentes tipos de paneles térmicos que existen en el mercado.

 

¿Cómo se utiliza la energía solar térmica en el sistema de calefacción?

La energía solar térmica concentra la luz solar para convertirla en calor y poder aplicarla en diferentes usos.

Los equipos que funcionan con esta energía se componen por unos paneles solares térmicos que recogen la radiación térmica para calentar agua. Estos paneles contienen un líquido solar que, al ser expuesto al sol se calienta, para después traspasar su calor al agua de la vivienda, la cual queda lista para ser usada en caliente.

La energía térmica es ideal para utilizarse con innovadoras soluciones de calefacción como el suelo radiante, además de para generar Agua Caliente Sanitaria. En instalaciones industriales de climatización de piscinas o duchas suelen utilizarse sistemas de circulación forzada, como veremos más adelante.

La calefacción con sistema térmico reduce la emisión de CO2 porque utiliza fuentes de energías renovables para poder funcionar.

 

Diferencias entre energía solar térmica y energía solar fotovoltaica

Aunque a primera vista ambos tipos de energía pueden parecer iguales por su parecido diseño, tienen algunas diferencias. La energía térmica funciona con paneles térmicos y la energía fotovoltaica con paneles solares. A continuación, presentamos las diferencias principales entre estos sistemas:

  1. Los paneles térmicos recogen energía térmica para, directamente, calentar el agua. Por el contrario, los paneles fotovoltaicos recogen energía solar, la cual convierten en electricidad.
  2. Los equipos de energía térmica son alrededor de un 90% más eficientes que los equipos fotovoltaicos para recibir el calor del sol, ya que los paneles térmicos no tienen que orientarse en una dirección concreta para recibir el calor del sol. Por ello, la energía térmica puede producir agua caliente incluso en días nublados.
  3. Las placas termodinámicas son más fáciles de instalar porque son más ligeras. Incluso son más fuertes porque están fabricadas con chapa de aluminio.
  4. Los equipos térmicos son más económicos porque tanto su instalación como su mantenimiento son más sencillos. Tan solo será necesario comprobar que no existen fugas.
  5. En el caso de instalaciones domésticas, cabe destacar que la tecnología térmica es menos voluminosa que la fotovoltaica y, por tanto, requiere menos espacio. Este dato siempre dependerá de la cantidad de potencia que queramos instalar.

 

Paneles térmicos para la energía solar térmica

Recomendamos el asesoramiento de un profesional de Sanigrif para elegir la mejor opción dependiendo de las necesidades personales. Actualmente, existen dos clases de paneles termodinámicos:

  1. Los paneles de sistema termosifónicos se instalan directamente en el tejado y deben colocarse en horizontal. En este caso, los depósitos se colocan en el exterior, haciendo que aumente la pérdida térmica y sean menos eficientes que los de sistema forzado. El mantenimiento es sencillo y su instalación es más simple porque son más ligeros.

Sistema Termosifónico

  1. Los paneles de sistema forzado se pueden colocar en cualquier estancia interior y son más eficientes que los termosifónicos, aunque son más caros y requieren de conexión eléctrica y regulación de la bomba.

Sistema Forzado

En conclusión, la energía solar térmica es un tipo de energía limpia que ofrece un ahorro importante y un alto rendimiento. Déjate asesorar por un profesional de Sanigrif para selección del producto que mejor se adapte a tus proyectos y necesidades.

Descubre toda nuestra gama en sanigrif.es y en cualquiera de nuestros almacenes Sanigrif

La aerotermia es un sistema tecnológico que une electricidad, mecánica y química para extraer la energía del aire exterior. En el siguiente artículo explicamos las ventajas que ofrece y cuáles son los grandes beneficios de su utilización.

 

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia es un sistema que utiliza una bomba de calor para transferir el aire que extrae del exterior hacia las habitaciones de la vivienda o a instalaciones de agua corriente. Está considerada una energía renovable, con una alta eficiencia energética y un bajo impacto medioambiental. Además, la técnica de extraer el aire del exterior es gratuita y solo será necesario pagar por el consumo eléctrico del compresor.

Utiliza el ciclo frigorífico directo para refrigerar y el inverso para producir calor y agua caliente. El funcionamiento de este método de energía requiere de varios elementos. En primer lugar, el acceso al aire exterior y a la energía eléctrica es indispensable. Para que podamos explotar todo el potencial del sistema, es conveniente colocar radiadores especiales de baja temperatura o suelo radiante. No obstante, es recomendable el asesoramiento de un técnico profesional de Sanigrif para barajar diferentes productos.

 

¿Por qué la bomba de calor de aerotermia tiene un rendimiento tan alto?

Instalar aerotermia favorece el ahorro en el suministro de calefacción y aire acondicionado porque sustituye a otros métodos tradicionales que consumen más. Se estima que tiene un rendimiento de un 400% superior al de una caldera. Los equipos innovadores que utilizan este sistema están diseñados para aprovechar al máximo la energía calorífica del aire de su entorno.

 

La aerotermia es capaz de extraer hasta un 77% de energía del aire y aprovechar la temperatura del aire para crear calefacción y/o agua caliente debido a sus altas prestaciones.

 

Estas máquinas impulsadas con energía verde proporcionan tanto frío como calor y pueden instalarse en una vivienda, oficina o centro comercial sin modificarse sus prestaciones. Aunque será necesario realizar una inversión inicial, en poco tiempo se verá recuperada con la disminución en las facturas eléctricas y de gas.

 

Ventajas de la aerotermia

Son muchas las ventajas que produce este sistema de frío y calor ecológico:

1. Una de las más importantes es la simpleza en su mecánica y mantenimiento.

2. Reparte las calorías y frigorías de forma uniforme por todas las estancias o edificios.

3. Su consumo es mucho más bajo que otros sistemas de calefacción.

4. No expulsa CO2 y, por tanto, es sostenible.

5. Es muy segura porque no existen humos ni residuos. Además, no se produce combustión porque no hay caldera.

 

Existen diferentes modelos de reconocidas marcas como Daikin, Panasonic, Thermor, Vaillant, con diferentes características las cuales deben adecuarse a las necesidades del usuario. Gracias al Servicio Técnico de Sanigrif será tarea fácil adquirir una bomba de calor de aerotermia que mejor se adapte al proyecto y necesidades del cliente. Consulta en nuestras tiendas Sanigrif y red comercial toda la gama de bombas de calor que tenemos para ofrecerte.

La eficiencia energética se ha convertido en uno de los objetivos principales de los países desarrollados. Su finalidad última es reducir las emisiones y lograr un mayor aprovechamiento de los recursos energéticos. Para ello, la Unión Europea ha elaborado una directiva que promueve el uso de energías renovables, además de exigir un mínimo de eficiencia energética.

 

La Directiva ErP

La Directiva ErP (Energy Related Products) tiene como objetivo regular la eficiencia energética de los sistemas de calefacción y aguas calientes sanitarias (ACS), así como hacer descender el ruido de dichos sistemas. Se aplica a todos los productos comercializados a partir del 26/09/2015. También incorpora una exigencia para las emisiones de NOx, que entró en vigor el 26/09/2018.

 

Cómo mejorar la eficiencia energética de nuestra instalación de agua caliente

A partir de las fechas indicadas en la normativa, todos los productos deberán cumplir con los requisitos establecidos. No obstante, también es posible mejorar la eficiencia energética de una instalación antigua de ACS. Para concretarlo más, nos centraremos en las calderas de condensación, en los sistemas de energía solar y en los acumuladores.

Las calderas de condensación

Están reemplazando a las calderas convencionales, debido a su rendimiento energético superior. El gas generado para calentar el agua también se condensa permitiendo aprovechar el calor latente de vaporización, con lo que los rendimientos superan el 100 %, adecuándose a la directiva ErP.

En las calderas convencionales no se podía aprovechar la condensación, ya que el agua se mezclaba con los óxidos de azufre, dando lugar a ácidos que corroían la estructura. Ahora, el uso de combustibles de bajo contenido en azufre, como el gas natural, nos abre la puerta a esta tecnología.

Los sistemas de energía solar

También es posible abastecer nuestra instalación de agua caliente con energía solar. Con la entrada en vigor de las nuevas normativas de urbanismo, todos los edificios han de contar con un determinado número de paneles solares.

El funcionamiento del panel solar es simple: la energía solar es captada por la lámina, y el agua circula a través de unos tubos, ascendiendo por la placa a medida que se calienta. Dicha agua caliente se recolecta en un acumulador para su posterior uso en la vivienda o comercio.

Aunque son económicos estos sistemas dependen de la luz solar, por lo que se recomienda su instalación como apoyo a una caldera de condensación.

Los acumuladores

La principal función es acumular el agua caliente y administrar su uso. Dependiendo del tamaño y del uso de la red de ACS seleccionaremos la capacidad de nuestro acumulador. A mayor capacidad, menores son las pérdidas de calor. Sin embargo, también es mayor el espacio que ocupa.

 

Algunas recomendaciones básicas de uso

Además de los equipos mencionados con anterioridad, existen ciertas pautas encaminadas a la mejora del rendimiento energético de nuestra instalación:

– Revisar las tuberías para testar el aislamiento de estas, y en caso de hallar fugas, repáralas inmediatamente.

– Controlar la temperatura de la caldera y el acumulador. A mayor temperatura, mayores serán las pérdidas de calor. En consecuencia, buscaremos la temperatura necesaria para nuestro confort sin excedernos.

En definitiva, con estos consejos podremos garantizar la eficiencia energética de nuestro sistema de ACS.

En Sanigrif tenemos un amplio catálogo de vinculado a la calefacción y ACS, completamente adaptado y preparado para ofrecer todas las soluciones que tus proyectos necesiten. También tienes a tu disposición una Oficina Técnica que te asesorará y ayudará en tus estudios, memorias y pliegos técnicos, valoraciones económicas, seguimiento y control de proyectos de obras e instalaciones.

Los Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo son la tendencia actual del sector de la construcción en nuestro país. Tras las últimas noticias que hablan del problema del cambio climático y con la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera como principal objetivo mundial, reducir el consumo de energía en las viviendas es una necesidad cada día más urgente.

En este sentido, y en lo que se refiere al sector de la construcción, la normativa actual es cambiante, en busca de adaptarse a la situación. Con ello surgen cada día nuevas tendencias en sistemas de instalaciones térmicas de calefacción y agua caliente sanitaria y en sus diseños.

Actualmente, existen multitud de soluciones técnicas en sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria para incorporar a las edificaciones, los cuales han llegado a alcanzar un importante ahorro energético y consiguen transformarlas en Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo, siendo los sistemas de aerotermia los que destacan.

Sistemas de aerotermia

En las viviendas de nueva construcción, la tendencia actual pasa por la instalación de sistemas de aerotermia, dado que su tecnología reversible permite satisfacer tanto la demanda de agua caliente sanitaria como las demandas de climatización. Son sistemas con alta eficiencia energética, simples de instalar, compatibles con otros sistemas y están considerados como generadores de energía renovable.

La aerotermia puede llegar a proporcionar unos mayores niveles de confort, de ahorro, y a su vez, una tecnología eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Este tipo de sistemas ahorran de media en torno al 60 % de electricidad debido a que utilizan un 75 % de energía renovable y un 25 % de energía eléctrica.

Basan su funcionamiento en la extracción de la energía almacenada en el aire en forma de calor, la cual absorben mediante una bomba y transmiten posteriormente a un circuito con gas refrigerante donde se produce el intercambio de calor. Allí se obtienen tanto el frío como el calor o el agua caliente. Pueden ser utilizados en cualquier zona climática, siendo menos eficientes en zonas frías al necesitar un aporte de energía eléctrica mayor.

Dado que el sistema es totalmente reversible, podemos utilizarlo como calefacción en invierno y, al extraer el calor del aire y enviarlo al exterior, podemos usarlo también como aire acondicionado, proporcionando frío en verano.

Caminamos hacia un futuro en el que cada vez dispondremos de nuevas tecnologías más eficientes. Nos aportarán poco a poco mejores soluciones para la consecución de la meta marcada de la reducción de emisiones de CO2 con Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo y, sobre todo, nos aportarán un mayor confort.

 

Descubre en Sanigrif toda la gama de bombas de calor que ponemos a tu disposición para ofrecerte la mejor solución a tus proyectos.

Recientes investigaciones han determinado que las plantas centralizadas de calefacción solar tienen un gran impacto sobre el cambio climático y pueden ayudar, considerablemente, a reducir el calentamiento global. Este sistema de climatización permite el aprovechamiento de los rayos del sol para convertirlos en energía eléctrica o térmica. Tras los estudios y análisis necesarios, este tipo de calefacción puede definirse como un sistema eficiente y sostenible.

Beneficios de la calefacción solar

Son muchos los beneficios que obtenemos al apostar por este sistema de energía renovable. En primer lugar, gracias a la instalación de colectores solares y de tanques, el agua quedará almacenada  para mantenerla sin pérdidas bruscas de calor.

El resultado de este sistema de energía es un ahorro económico importante porque solo será necesario utilizar el gas natural en las calderas cuando se haya agotado esta fuente energética acumulada.

Estas investigaciones también han determinado que las plantas de climatización solar estudiadas aprovechan más del 90 % la energía renovable. Además, con relación al efecto invernadero, el impacto ambiental queda reducido al 70 %, en comparación con los sistemas de calefacción de gas natural.

Por tanto, las principales ventajas de la calefacción solar son:

No contamina.

– Es una fuente de energía inagotable.

– Cubre el servicio de zonas aisladas que no disponen de redes de instalaciones de gas cercanas.

– Tiene un mantenimiento sencillo.

No existen facturas mensuales. Solo será necesario hacer una inversión inicial y tras cinco años, desde su implantación, el importe estará amortizado.

¿Cómo funciona el sistema de calefacción por placas solares térmicas?

Para poder disponer de energía solar térmica es necesario instalar unas placas solares térmicas. Estas se encargan de capturar la radiación solar y convertirla en energía térmica, es decir, en calor. Este calor estará destinado para producir agua caliente sanitaria o calentar el aire de la calefacción.

La energía térmica no se consume totalmente de forma instantánea, sino que depende de la demanda que exista en cada momento. Precisamente por ello, y para no desaprovecharla, es necesario acumularla. Para ello, será necesario contar con un sistema de acumulación de agua caliente de consumo para ir suministrándola a medida que se requiera. Los depósitos de acumulación solar consiguen aislar esta energía para evitar sus pérdidas.

En Sanigrif, como empresa especializada del sector, ofrecemos diferentes opciones dependiendo de las necesidades. Así, por ejemplo, en nuestros almacenes y catálogo Dispo de disponibilidad de producto, nuestros clientes podrán encontrar captadores, termosifones, Drainback, acumuladores y equipos forzados con estación solar integrada.

En conclusión, una instalación de energía solar térmica nos permite eliminar, en grandes cantidades, el uso de energía convencional para disponer de agua caliente y calefacción. Por tanto, gracias a la calefacción solar será posible reportar gran ahorro desde el punto de vista energético y económico.

La Cámara de Comercio en España ayudará a los establecimientos hoteleros del Mediterráneo a reducir su consumo energético en un 10 %. Lo hará a través del programa europeo GREENinMED, el cual subvenciona diferentes proyectos de innovación ecológica en materia de aprovechamiento de los recursos hídricos y energéticos.

La reducción del consumo energético en hoteles: ¿cómo se puede reducir el gasto en energía?

Entre las principales soluciones planteadas destacan las siguientes:
– Que cada hotel cuente con un dispositivo de agua y energía para los spas.
Sistemas de reutilización del agua en los equipos de climatización.
Contar con equipos de riego eficientes para campos de golf o zonas verdes.

Estas tres novedades ya han demostrado su elevada eficiencia en grandes cadenas de hoteles y en otros sectores. Las mismas pueden ser adoptadas por pequeñas y medianas empresas, mejorando así la competitividad de la industria.

El programa GREENinMED

El programa, liderado por la Cámara de España, cuenta con un presupuesto de 1.5 millones de euros y en él participarán socios franceses e israelís. En nuestro país, el programa está enfocado a hoteles situados en Andalucía, Murcia, Valencia, Cataluña y Baleares. Cabe destacar que también participa la Universidad de Málaga, el Ayuntamiento de Málaga y el Parque Tecnológico de Andalucía.

La elevada llegada de turistas a estas comunidades, con tasas de crecimiento anuales de pernoctaciones del 10 %, hace que los hoteles del arco mediterráneo sean la opción perfecta para implementar el programa.

La eficiencia energética en hoteles puede ser superior si se aplican otras medidas

La reducción de consumo de energía es posible no solo con el programa GREENinMED, sino también implementando otras medidas, las cuales ayudan al medio ambiente y aumentan la calidad de vida y satisfacción de los clientes en los hoteles.

¿Qué acciones pueden llevar a cabo los establecimientos hoteleros para una optimización del consumo de energía de un hotel? Destacamos las más importantes a continuación.

Instalación de equipos de bajo consumo: si el establecimiento trabaja con estos equipos de gran consumo, los hoteles deben pensar en renovarlos. Si bien son de un precio más elevado, el ahorro se nota mes a mes.

Conciencia interna y externa: se debe trasladar tanto a los trabajadores del hotel como a los huéspedes la imperiosa necesidad de ahorrar en todo tipo de suministros.

Aislamiento con mayor eficiencia: la edificación debe estar completamente diseñada para que pueda promover el mayor ahorro. Si no se dispone de sistemas, lo ideal es realizar controles periódicos. Las ventanas o los muros, por ejemplo, pueden contribuir a un mayor ahorro.

Monitorización de consumos: los sistemas domotizados ayudan al hotel a minimizar el consumo de energía. No obstante, la inteligencia artificial también puede ser un aliado de la industria.

El consumo energético de los hoteles del arco mediterráneo español podrá reducirse de forma notable en un 10 %. No obstante, más allá de este programa, la eficiencia energética puede producirse aplicándose diferentes medidas (monitorización de consumos, aislamiento eficiente, instalación de equipos de bajo consumo, etc.).

 

En Sanigrif somos expertos en la gestión del ciclo integral del agua, desde soluciones de abastecimiento como también de reutilización, al igual que especialistas en sistemas riego.