Dudas frecuentes sobre aerotermia

Seguro que ya sabes que la aerotermia es un sistema que utiliza la energía de fuentes renovables. Además de ello, ya sabes que se puede utilizar tanto para producir agua caliente sanitaria (ACS), calefacción o climatización. Dado que es un sistema relativamente complejo, hemos decidido hacer una selección de dudas frecuentes sobre aerotermia y darles respuesta a continuación.

En el caso de no poder hacer suelo radiante, ¿con qué otros emisores se pueden trabajar?

Esta es una de esas dudas frecuentes sobre aerotermia que muchos de nuestros clientes tienen. Lo cierto es que se puede trabajar con radiadores, ya que su temperatura media de trabajo son los 50ºC; con convectores, gracias a sus saltos de temperatura pequeños y con fancoils, aunque estos últimos emiten un ruido que a nivel doméstico puede resultar molesto.

Si decido seleccionar un radiador, ¿cómo lo selecciono?

Hay que tener en cuenta que hay que seleccionarlos según su potencia de emisividad y que tengan un (ΔTª) salto de temperatura de 30ºC.

¿Por qué hay que tener en cuenta la radiación?

Esta es una de las dudas frecuentes sobre aerotermia, ya que se confunde con el concepto de convección. La radiación tiene una relación directa con la sensación de confort, sobre todo en zonas de clima frío ya que ayudan a evitar la sensación de tener los huesos fríos. Es ideal para viviendas con un mal sistema de aislamiento y donde se use la calefacción sin apenas cortes.

¿Es importante la convección?

La convección está muy ligada a la velocidad de reacción. Es un sistema sin inercia, por lo que es mucho más rápido, ya que el calor se transmite por el aire. Se recomienda sobre todo para viviendas que tengan un buen sistema de aislamiento y en viviendas donde se utilice la calefacción por intervalos.

¿Instalación monotubo o bitubo?

La instalación monotubo provoca que, al utilizarse un único tubo para repartir la temperatura en varios radiadores, el primero reciba la temperatura directa y el último la residual no utilizada por los radiadores anteriores. La instalación bitubo alimenta a cada radiador con una ramificación directa, de tal manera que todos los radiadores reciben la misma temperatura. Para bajas temperaturas, se recomienda hacer instalaciones bitubo.

¿Cómo se introduce el frío?

La mejor manera de hacerlo es aprovechar el sistema de expansión directa conocido como Sistema TDM. Si se quiere hacer con agua, se puede hacer con fancoils o suelo de refresco. En el caso de utilizar este último sistema, el del suelo de refresco, hay que tener en cuenta el punto de rocío para evitar la condensación del suelo. Para evitarlo, también se pueden incluir deshumectadores. Si se busca hacer lo mismo, pero en un sistema integrado en máquina, también puede hacer combinando tarjetas MIM-B14 con hidrostatos.

¿Es importante la hidráulica para el diseño de la aerotermia?

Es un punto muy importante a tener en cuenta ya que, aunque la aerotermia trabaja mejor a baja temperatura, es importante que tengan un salto de temperatura comprendido entre 5 y 10º C, y para ello requiere de tener un caudal de agua. En el caso de que se quiera producir ACS a baja temperatura, se necesita una superficie mínima de intercambio en el interacumulador de ACS para que se pueda transmitir la energía del primario al acumulador.

¿Cuál es la inercia necesaria de agua?

Aunque no hay regla general, se aconseja una inercia de agua de 6 litros por cada kW de la bomba de calor. En muchas ocasiones el propio depósito de inercia o la aguja hidráulica pueden tener la inercia suficiente.

Con este artículo esperamos haber solucionado alguna de las dudas frecuentes sobre aerotermia, si te gustaría saber más o comprar algún producto de aerotermia, acercarte a nuestros almacenes donde nuestros profesionales estarán encantados de ayudarte. ¡Te esperamos!

Consejos para ahorrar en calefacción

Ante la llegada del frío, se hace inevitable dejar la calefacción puesta durante bastantes horas o el día entero. Sin embargo, para ahorrar en calefacción contamos con diferentes soluciones que reducirán el consumo de energía en nuestra factura.

Una de las principales soluciones para ahorrar en calefacción consiste en mantener una temperatura de confort en nuestra casa. Es decir, no debemos superar los 22 grados durante el invierno. Elevar la cantidad a cifras más altas solo aumentará el gasto.

Además, con la ayuda de un termostato programable, puedes encender el radiador una hora antes de que llegues a casa. Así, tu hogar se mantendrá cálido sin necesidad de dejar la calefacción todo el día. Para ahorrar en calefacción durante toda la noche, puedes apagarla o reducir la temperatura a 15 grados.

Recuerda emplear radiadores solo en aquellas estancias donde haya gente. Calentar las habitaciones vacías logrará que se dispare el consumo. Sobre todo, asegúrate de que no cubres el radiador con ropa o colocas algunos muebles delante. Aunque tu ropa esté más caliente, no conseguirás ahorrar en calefacción porque tu aparato tendrá menos potencia.

Mantenimiento y aislamiento: claves para ahorrar en calefacción

Presta atención también al mantenimiento de tu caldera y asegúrate de que cumple con todas las revisiones. Si tu equipo no se encuentra en perfecto estado, es probable que no puedas ahorrar en calefacción y que el consumo se dispare. Del mismo modo, también vigila el aislamiento de tu hogar. Fíjate en puntos importantes como las ventanas, puertas, el suelo, las paredes y el techo. Son los lugares donde se suele escapar el calor. En la actualidad, en el mercado, puedes encontrar muchas opciones para mejorar el aislamiento y ahorrar en calefacción.

Otra de las tareas a realizar antes del invierno o la llegada del frío es el purgamiento de los radiadores. Si contienen aire, su funcionamiento no será el correcto y dedicarán más potencia a emitir calor, lo que aumentará el gasto de energía.

Por último, el equipamiento es otro de los asuntos importantes a tener en cuenta si queremos ahorrar en calefacción. Si cuentas con una caldera tradicional, renuévala y opta por una de condensación o bajo consumo.

Si estás interesado en alguno de los productos mencionados en esta publicación, debes saber que en Sanigrif contamos con todos ellos y que puedes venir a nuestros almacenes por si tienes alguna duda. ¡Te esperamos!

Válvulas con cabezal termostático y su funcionamiento

Los radiadores con válvulas con cabezal termostático hacen que el uso de la calefacción sea mucho más eficiente debido a que pueden ayudar a ahorrar hasta un 25% de la energía. Otra de las ventajas de este tipo de elementos es que nos ayuda a mantener el confort que deseamos en el hogar, sin mantener la misma temperatura en todas las estancias e incluso, pudiendo apagar algunas de ellas.

Además, el RITE obliga la instalación de estas válvulas con cabezal termostático en todos los edificios construidos desde 2017. Una válvula con cabezal termostático se compone básicamente de tres elementos: un dispositivo para seleccionar la temperatura que se desea, el sensor de temperatura de la estancia y la pieza que conecta uno con otro.

A la hora de instalar válvulas con cabezal termostático es muy importante hacerlo de manera correcta, ya que uno de sus elementos más importantes es su sensor y para que la válvula funcione de manera adecuada debe de recoger la temperatura de la estancia y no la del propio radiador, ya que podría dar a error en su utilización. Otro punto importante de la instalación para que las válvulas funcionen correctamente es que la caldera tenga la función bypass, de tal manera que el agua que no se envíe a los radiadores pueda seguir funcionando.

¿Cómo funcionan realmente las válvulas con cabezal termostático?

Lo que hacen básicamente es regular el flujo del agua que circula por el radiador para así mantener estable la temperatura. Si la temperatura deseada es superior a la de la estancia, gracias a la válvula con cabezal termostático el agua circulará por el radiador para aumentar la temperatura hasta que llegue a la seleccionada. En el caso de que esta sea inferior a la de la estancia, el mecanismo impide que circule el agua, para así no aumentar todavía más la temperatura. Si la temperatura seleccionada y la del ambiente son la misma, el mecanismo no cambia de posición.

Recuerda que para su buen funcionamiento es aconsejable realizar un equilibrado hidráulico. En nuestros almacenes Sanigrif podrás encontrar válvulas con cabeza termostático para tus clientes, así como los mejores sistemas de calefacción. ¡Te esperamos! 😊

¿Cuál es la temperatura ideal para la calefacción?

Llega el invierno y todos nos lo preguntamos: ¿cuál es la temperatura ideal para la calefacción? Si atendemos al IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía), vemos que nuestro equipo no debe bajar de los 19 grados ni excederse de los 21.

Todo lo que se sitúe fuera de esta horquilla puede resultar poco beneficioso. Especialmente para nuestra salud, pero no debemos olvidarnos de nuestro bolsillo y de la eficiencia energética. El consumo de energía puede incrementarse un 7% por cada grado que subimos.

Apagar la calefacción durante la noche no es tan recomendable como puede parecer. Para mantener la temperatura ideal puedes bajar el termostato a 17 grados mientras duermes. En cambio, si decides apagarla, el equipo gastará más al tener que arrancar de nuevo y recuperar la temperatura.

Además, el confort y la temperatura ideal para la calefacción dependen de diferentes factores. A primera hora de la mañana, cuando se producen las heladas, la temperatura aumentará. Asimismo, es posible que por las mañanas podamos aprovechar el calor del sol.

El aislamiento de tu hogar y los equipos eficientes te ayudan contra el frío

En ocasiones, en lugar de plantearnos cuál es la temperatura ideal para la calefacción, podemos disminuir o incluso evitar el frío en nuestras casas. El aislamiento también te ayuda a que, de una forma eficiente, mantengamos una temperatura estable.

Además, si tienes dudas sobre qué equipo de calefacción elegir, decántate por los eficientes. Si cuentas con radiadores en casa, las válvulas termostáticas son una opción a tener en cuenta. Se encargan de ajustar automáticamente la temperatura en cada radiador.

De esta forma, en cada habitación se obtiene la temperatura ideal para la calefacción. Estas válvulas, además de repartir mejor el calor en la estancia, ejercen un mayor control sobre el consumo energético.

Ya sabes que en Sanigrif apostamos por el uso de energías eficientes para combatir el frío. Si necesitas más información o estás interesado en cambiar tu equipo de calefacción, ¡visita nuestros almacenes! Nuestros profesionales estarán encantados de atenderte 😉.

Mantenimiento de los radiadores de calefacción

Puede parecer una tarea periódica, pero el mantenimiento de los radiadores de calefacción es un asunto importante para el consumo del hogar. La falta de mantenimiento puede suponer un aumento de hasta el 10% en el gasto de energía.

Una de las tareas de vital importancia para el mantenimiento de los radiadores es purgarlo. Si contiene aire en su interior, el radiador no emite el calor necesario. Para que el radiador funcione correctamente, se recomienda purgarlo una vez al año. Si tienes dudas en cuanto a la necesidad de purgarlo, comprueba si oyes un movimiento de aire en su interior o la parte superior está fría. En cualquiera de los dos casos, debes purgarlo para que emita el calor de forma óptima.

Purgar el radiador es un movimiento sencillo y puedes hacerlo tú mismo. Abre la llave de paso con un destornillador mientras sujetas un vaso con la otra mano. Con el recipiente recogerás el agua cuando comience a salir. Una vez que el chorro sea fluido, ya puedes cerrar la purga. También puedes optar por purgadores automáticos. En cuanto detecten una presencia de aire en el interior, se abrirá automáticamente.

Más opciones para el mantenimiento de los radiadores de calefacción

 

Otra forma de mejorar el uso de tu radiador es instalando una válvula termostática en la llave de paso. Además de ahorrar en consumo de energía (se estima que el ahorro se sitúa entre un 8 y un 13%), la temperatura se regulará automáticamente.

Otro aspecto al que debemos prestar atención es a las juntas. Si no se cambian, pueden producir efectos como pérdidas de agua y que los efectos de la corrosión se produzcan a mayor velocidad. Cuidar las llaves de paso evitará que nos quedemos sin la posibilidad de regular el radiador.

Ya sabes que en Sanigrif disponemos de todos los artículos que hemos mencionado en la publicación. Si deseas descubrir toda la gama de radiadores que tenemos o quieres conocer las soluciones que se encuentran a tu disposición, ¡busca tu almacén más cercano! Nuestros profesionales te atenderán de la mejor forma posible ;).

Energías renovables: sistemas de alta eficiencia, biomasa y aerotermia. ¿En qué consisten?

Poco a poco se va acercando el frío de la época invernal y a la hora de apostar por un equipo de calefacción, seguro que te has encontrado con los equipos de energías renovables. Biomasa, aerotermia, las bombas de calor o los sistemas de alta eficiencia… todos ellos conforman soluciones si buscamos una opción eficiente para los meses de frío… y que también pueden servirnos para climatizar nuestro hogar en verano.

Las energías renovables forman parte del compromiso de Sanigrif con el mantenimiento del medioambiente. Por ello, apostamos por alternativas como las energías renovables que contengan un desarrollo eficiente. Todo para disfrutar del presente de nuestro planeta sin hipotecar el futuro.

Sistemas de alta eficiencia y bombas de calor geotérmicas

Para explicar cómo trabaja una bomba de calor, podríamos decir que esta energía renovable tiene un funcionamiento similar al de una nevera. Y de una forma más básica: transforma calor en lugar de generarlo. Con la ayuda de la energía eléctrica, la bomba de calor transforma la energía desde un punto frío a otro más caliente para elevar la temperatura de una habitación.

Sin embargo, las bombas de calor son más efectivas en algunas regiones de España que en otras. Por ejemplo, en aquellas zonas donde se alcanzan temperaturas más bajas, alrededor de los 0 grados, si la diferencia entre la temperatura exterior e interior es muy alta, la eficacia de la bomba de calor se reduce. Para estos lugares, es recomendable usar una bomba de calor geotérmica. Un sistema que, en lugar de extraer el calor del aire exterior, lo hace del subsuelo.

Aerotermia

La aerotermia, a diferencia de las bombas de calor geotérmicas, obtiene su fuente de energía a través de la extracción de la temperatura del aire. De esta forma, puede proporcionar calor en invierno, refrigeración en verano y ACS durante todo el año.

Es una de las opciones de energías renovables más recomendables en España por su eficiencia económica. Puede lograr un ahorro energético de hasta un 30% en el consumo total de energía. Si quieres más información sobre la aerotermia, puedes leer una de nuestras publicaciones del blog sobre ella.

Biomasa

Una de las energías renovables más seguras y avanzadas es la biomasa. Además, emplea una energía limpia e inagotable, ya que su principal fuente de energía son combustibles naturales como pellets de madera, huesos de aceituna, cáscaras de frutos secos, residuos forestales….etcétera.

Durante la combustión de los materiales se genera calor, que se transmite al circuito de agua en el intercambiador incorporado en la caldera. De esta forma se obtiene el agua caliente para el sistema de calefacción. Una de las opciones que existen para optimizar el funcionamiento de la caldera, es instalar un acumulador. Así lograremos almacenar el calor como se hace con los sistemas de energía solar.

Ya sabes que estas opciones de energías renovables están disponibles en nuestros almacenes de Sanigrif. Si deseas cualquier información o asesoramiento en tus proyectos, no dudes en visitarnos ;).

CÓMO SE OBTIENE EL AGUA CALIENTE SANITARIA

El Agua Caliente Sanitaria (ACS) se ha convertido en un requisito fundamental para muchos hogares e incluso en un servicio básico e indispensable en muchos países. Existen tres sistemas principales para obtener agua caliente sanitaria que se clasifican según la manera en la que calientan esa agua y que serían las siguientes: instantáneos, por acumulación y de producción mixta.

Dentro del sistema de producción de agua caliente instantánea se incluyen los calentadores eléctricos o de gas y la caldera mural entre otros. Este tipo de sistema no tiene capacidad de almacenamiento de agua caliente, por lo que actúa bajo la demanda del usuario. Este sistema se utiliza sobre todo para uso individual.

El sistema de producción por acumulación, mantienen el agua caliente sanitaria en un tanque acumulador aislado. Este sistema se lleva a cabo sobre todo en aquellos lugares donde es necesario que el uso de agua sea centralizado, por lo que se utiliza sobre todo en edificios públicos y centros comerciales. Entre los aparatos que emplean este tipo de sistemas, se encuentran la bomba de calor y la caldera. Existen distintos tipos de acumuladores:
El acumulador de agua: el funcionamiento es bastante sencillo: almacena en un núcleo de material cerámico el calor que suele ser producido mediante electricidad. Cuántas más horas acumule calor a lo largo del día mejor, más probabilidades de conseguir la energía suficiente para cubrir las necesidades del día.
– El interacumulador de agua: funciona de una forma bastante similar al anterior para conseguir agua caliente sanitaria. La principal diferencia entre ambos tipos aparatos es que el interacumulador incluye en un serpertín integrado, con lo que consigue traspasar el calor del circuito primaria al secundario.
– El acumulador de inercia para calefacción: se utiliza sobre todo en calderas de biomasa, ya que aunque se apague, si necesitamos energía agua caliente sanitaria usa la energía acumulada en el depósito de inercia.

Los sistemas de producción mixtos, son una mezcla del sistema instantáneo y del de acumulación. Obtienen la mayor parte del agua caliente sanitaria por acumulación, pero proporcionan agua por producción instantánea cuando existe un pico de demanda.

Si necesitas más información sobre aparatos para la obtención de agua caliente sanitaria, o deseas adquirir alguno de los aparatos mencionados anteriormente, no dudes en acercarte a cualquier almacén Sanigrif, donde los mejores profesionales resolverán todas tus dudas. ¡Te esperamos!

La calefacción también está en tu smartphone

La revolución tecnológica que está sufriendo el mundo de la telefonía móvil se está postulando a estas alturas como incuestionable. La llegada de redes móviles de datos a los terminales ha causado un auténtico avance en materia interactiva. Con diferentes aplicaciones que optimizan el software y, aupados por la conexión a internet, son innumerables las tareas que se pueden realizar a través de la pantalla del smartphone. Las últimas tendencias del mercado están trasladando la frontera un paso más allá, concretamente dentro de los aparatos del hogar, como ejemplifican los diferentes sistemas desarrollados por Junkers, Saunier Duval, Vaillant y Wolf.

Junkers, filial del grupo Bosch, lanza a su vez el termostato inteligente Easy Control CT 100. ACS y calefacción están disponibles en tu smartphone gracias a la aplicación Junkers Control y gracias al sistema wifi del aparato. Programa, modula y controla la caldera con hasta 5 dispositivos.

El termostato wifi MiGo de Saunier Duval, te permite ajustar con la ayuda de tu smartphone la temperatura y el agua caliente de la caldera. Ofrece también la opción de regulación automática según el tiempo real de la zona donde vives sin importar a la distancia a la que te encuentres de tu casa.

vSmart es el termostato modulante inalámbrico wifi de Vaillant con el que podrás controlar la temperatura de tu hogar con tu smartphone o tableta. Ofrece acceso a más de un usuario a la misma instalación. En caso de corte de luz, trabaja con los últimos parámetros. Además, está especialmente diseñado para usuarios poco avanzados en tecnología.

En el caso de Wolf, podrás usar la app Wolf Smartset para acceder a tu sistema de calefacción. Para poder hacer uso de esta aplicación en tu smartphone necesitarás disponer de un módulo de control ISM7i/ISM7e conectado a su caldera o bomba de calor y un módulo de regulación BM-2 o BM según el tipo de caldera.

El desarrollo llevado a cabo por estas marcas se hace ver como un preludio de lo que será la tecnología del hogar en los años venideros, que aspira a unificar el control de la casa en tu dispositivo o, dicho de otro modo, en la palma de tu mano.

Cómo convertir la calefacción central en individual

Según la Directiva Europea 2012/27/UE , principal norma referente a edificación en cuanto a consumo de energía y eficiencia energética, a partir del 1 de enero del próximo año, todos los edificios deberán de tener contadores individuales de calefacción. El objetivo que se busca es que cada usuario regule la calefacción según sus necesidades y que, finalmente, haga un uso más racional y responsable de la energía. Todos los hogares que tengan calefacción central en su edificio deberán implantarlo. En este artículo te damos las claves que debes conocer para saber los cambios que se hay que realizar para transformar una calefacción central en individual.

Según el tipo de calefacción central de nuestro edificio se necesitarán diferentes elementos para individualizar el uso de la calefacción. Si la nuestra es en columna, es decir, un radiador en un determinado piso comparte la entrada con el de otro, habría que instalar repartidores de costes para medir el consumo individual, así como válvulas termostáticas que regulen de manera automática la temperatura en cada radiador. En el caso de tratarse de una instalación en anillo, en el que cada vivienda tiene un punto único de entrada y salida, bastaría con instalar un contador individual.

La calefacción central será obligatoria

El actual Real Decreto 56/2016, publicado en febrero de este año, indica que la aplicación de esta medida será obligatoria para todos los edificios con calefacción central, a excepción de aquellos en los que no se pueda instaurar por causas técnicas o se encuentren situados en zonas climáticas alfa, A o B del Código Técnico de la Edificación, en los que se podrán emplear métodos alternativos de medición.

Desde Sanigrif aconsejamos realizar un equilibrado hidráulico de la instalación para asegurar el correcto funcionamiento de las válvulas termostáticas, ya que, de esta manera, los radiadores recibirán el agua que realmente necesitan consiguiendo la temperatura deseada. También os recordamos que la mejor manera de realizar el cambio de instalación de calefacción central a individual es mediante la contratación de una empresa instaladora o profesionales autorizados.

La historia de la calefacción

La historia del ser humano es la historia de sus logros. Todos los grandes descubrimientos del hombre están asociados a sus necesidades y, es posible que, resistir al frío sea una de las más antiguas. Desprovistos del pelaje natural, la humanidad tuvo que improvisar la forma de entrar en calor constantemente. Desde la domesticación del fuego, hace unos 400.000 años, hemos usado la llama para caldearnos de una manera más o menos original.

Sin duda las primeras calefacciones no fueron más que fogatas rudimentarias a la entrada de las cuevas. La necesidad de almacenar el calor pero desechar el humo provocó verdaderas odas al ingenio. El primer sistema moderno de climatización propiamente dicho es grecorromano, al menos del que tenemos constancia, y se sitúa entre el siglo III y I a.C. El denominado Hipocausto consistía en un sistema de quema de combustible que redirigía el humo, por medio de tubos de barro cocido, bajo el suelo y entre muros de las estancias. Con este primitivo suelo radiante los romanos conseguían, no sólo una temperatura en torno a 30 grados, sino también calentar el agua de sus famosas Termas.

La aparición de la calefacción central

Pese a que el sistema se perdió a lo largo de la Edad Media en favor de las chimeneas hogar, hay que destacar que, sin embargo, en la Península Ibérica lo mantuvimos bajo otra denominación: las Glorias. Éstas consistían también en una caldera exterior y canalizadores de humo entre los muros y el suelo que desembocaban en una chimenea y recorrían las estancias.

Aunque en el siglo XVI y XVII aparecieron los primeros manuales sobre estufas, no tendríamos un sistema capaz de rivalizar con los ya mencionados hasta el siglo XX con la llegada de la calefacción central. La Revolución Industrial había introducido al hombre en el manejo del vapor, que comenzó a ser conducido a través de tuberías. El excesivo calor que producía lo llevó, sin embargo, a ser sustituido por sistemas de circulación de agua caliente, el que en muchos casos mantenemos en la actualidad.