En este artículo exponemos las claves principales para entender cómo funciona el sistema de energía solar térmica y en qué se diferencia de la energía solar fotovoltaica. Además, detallamos los diferentes tipos de paneles térmicos que existen en el mercado.

 

¿Cómo se utiliza la energía solar térmica en el sistema de calefacción?

La energía solar térmica concentra la luz solar para convertirla en calor y poder aplicarla en diferentes usos.

Los equipos que funcionan con esta energía se componen por unos paneles solares térmicos que recogen la radiación térmica para calentar agua. Estos paneles contienen un líquido solar que, al ser expuesto al sol se calienta, para después traspasar su calor al agua de la vivienda, la cual queda lista para ser usada en caliente.

La energía térmica es ideal para utilizarse con innovadoras soluciones de calefacción como el suelo radiante, además de para generar Agua Caliente Sanitaria. En instalaciones industriales de climatización de piscinas o duchas suelen utilizarse sistemas de circulación forzada, como veremos más adelante.

La calefacción con sistema térmico reduce la emisión de CO2 porque utiliza fuentes de energías renovables para poder funcionar.

 

Diferencias entre energía solar térmica y energía solar fotovoltaica

Aunque a primera vista ambos tipos de energía pueden parecer iguales por su parecido diseño, tienen algunas diferencias. La energía térmica funciona con paneles térmicos y la energía fotovoltaica con paneles solares. A continuación, presentamos las diferencias principales entre estos sistemas:

  1. Los paneles térmicos recogen energía térmica para, directamente, calentar el agua. Por el contrario, los paneles fotovoltaicos recogen energía solar, la cual convierten en electricidad.
  2. Los equipos de energía térmica son alrededor de un 90% más eficientes que los equipos fotovoltaicos para recibir el calor del sol, ya que los paneles térmicos no tienen que orientarse en una dirección concreta para recibir el calor del sol. Por ello, la energía térmica puede producir agua caliente incluso en días nublados.
  3. Las placas termodinámicas son más fáciles de instalar porque son más ligeras. Incluso son más fuertes porque están fabricadas con chapa de aluminio.
  4. Los equipos térmicos son más económicos porque tanto su instalación como su mantenimiento son más sencillos. Tan solo será necesario comprobar que no existen fugas.
  5. En el caso de instalaciones domésticas, cabe destacar que la tecnología térmica es menos voluminosa que la fotovoltaica y, por tanto, requiere menos espacio. Este dato siempre dependerá de la cantidad de potencia que queramos instalar.

 

Paneles térmicos para la energía solar térmica

Recomendamos el asesoramiento de un profesional de Sanigrif para elegir la mejor opción dependiendo de las necesidades personales. Actualmente, existen dos clases de paneles termodinámicos:

  1. Los paneles de sistema termosifónicos se instalan directamente en el tejado y deben colocarse en horizontal. En este caso, los depósitos se colocan en el exterior, haciendo que aumente la pérdida térmica y sean menos eficientes que los de sistema forzado. El mantenimiento es sencillo y su instalación es más simple porque son más ligeros.

Sistema Termosifónico

  1. Los paneles de sistema forzado se pueden colocar en cualquier estancia interior y son más eficientes que los termosifónicos, aunque son más caros y requieren de conexión eléctrica y regulación de la bomba.

Sistema Forzado

En conclusión, la energía solar térmica es un tipo de energía limpia que ofrece un ahorro importante y un alto rendimiento. Déjate asesorar por un profesional de Sanigrif para selección del producto que mejor se adapte a tus proyectos y necesidades.

Descubre toda nuestra gama en sanigrif.es y en cualquiera de nuestros almacenes Sanigrif

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *