El suelo radiante es un sistema de calefacción eficiente y confortable que utiliza las losas de las habitaciones como emisoras de calor. Este sistema puede instalarse en el techo y las paredes, pero el montaje convencional es utilizarlo en el suelo, tanto para construcciones nuevas como reformas.

El pavimento radiante nos aporta un calor agradable, suave y constante, convirtiendo el hogar en un lugar de mayor eficiencia energética. Además, la instalación queda oculta bajo el suelo; así gozamos de mayor espacio para instalar muebles y otros objetos decorativos.

Características
La característica principal del suelo radiante es que dirige el calor a través del suelo mediante utilizando una red de tuberías ordenadas mediante separadores por donde circula el agua caliente. Las cañerías quedan ocultas bajo el pavimento que inevitablemente subirá de temperatura calentando nuestra casa. Además de las tuberías, el sistema está provisto de placas que recogen el calor y lo distribuyen de manera homogénea por toda la casa.

La temperatura del agua caliente está comprendida entre 30ºC y 45ºC, para evitar que pueda causarnos problemas de circulación. El agua caliente no viene de un calefactor específico, ya que se pueden utilizar los siguientes sistemas:

– Calderas: podemos utilizar todos los tipos, aunque su rendimiento vendrá definido por el combustible utilizado (gas, biomasa, gasoil, etc.)

– Aerotermia: tienen un buen rendimiento (agua-agua, aire-agua o geotérmicas).

– Energía solar: excelente como apoyo para los sistemas de calefacción.

Beneficios
De todas sus numerosas bondades destacamos las siguientes:

– Alto rendimiento
El agua que circula por sus finas tuberías es mínima, justo la necesaria para calentar el pavimento.

– Renovable
Su baja temperatura de funcionamiento crea un sistema ideal para combinarlo con fuentes de energía renovable (energía solar, geotérmica o aerotérmica).

– Mayor amplitud
La instalación bajo el suelo permite ganar espacio a las habitaciones.

– Confort garantizado
El calor se distribuye de forma homogénea a través del suelo sin acumularse en zonas concretas. El aire cálido que llega a nuestros pies será ligeramente superior al de la cabeza sin producir sequedad ni corrientes desagradables.

El suelo radiante es uno de los sistemas de calefacción más eficaces del mercado que nos permite ahorrar energía y mantener la casa caliente.

Si necesitas más información o ayuda en tus proyectos de suelo radiante, no dudes en acercarte a una tienda Sanigrif en la cual nuestros expertos en Calefacción estarán encantados de brindarte el mejor asesoramiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *