Recientes investigaciones han determinado que las plantas centralizadas de calefacción solar tienen un gran impacto sobre el cambio climático y pueden ayudar, considerablemente, a reducir el calentamiento global. Este sistema de climatización permite el aprovechamiento de los rayos del sol para convertirlos en energía eléctrica o térmica. Tras los estudios y análisis necesarios, este tipo de calefacción puede definirse como un sistema eficiente y sostenible.

Beneficios de la calefacción solar

Son muchos los beneficios que obtenemos al apostar por este sistema de energía renovable. En primer lugar, gracias a la instalación de colectores solares y de tanques, el agua quedará almacenada  para mantenerla sin pérdidas bruscas de calor.

El resultado de este sistema de energía es un ahorro económico importante porque solo será necesario utilizar el gas natural en las calderas cuando se haya agotado esta fuente energética acumulada.

Estas investigaciones también han determinado que las plantas de climatización solar estudiadas aprovechan más del 90 % la energía renovable. Además, con relación al efecto invernadero, el impacto ambiental queda reducido al 70 %, en comparación con los sistemas de calefacción de gas natural.

Por tanto, las principales ventajas de la calefacción solar son:

No contamina.

– Es una fuente de energía inagotable.

– Cubre el servicio de zonas aisladas que no disponen de redes de instalaciones de gas cercanas.

– Tiene un mantenimiento sencillo.

No existen facturas mensuales. Solo será necesario hacer una inversión inicial y tras cinco años, desde su implantación, el importe estará amortizado.

¿Cómo funciona el sistema de calefacción por placas solares térmicas?

Para poder disponer de energía solar térmica es necesario instalar unas placas solares térmicas. Estas se encargan de capturar la radiación solar y convertirla en energía térmica, es decir, en calor. Este calor estará destinado para producir agua caliente sanitaria o calentar el aire de la calefacción.

La energía térmica no se consume totalmente de forma instantánea, sino que depende de la demanda que exista en cada momento. Precisamente por ello, y para no desaprovecharla, es necesario acumularla. Para ello, será necesario contar con un sistema de acumulación de agua caliente de consumo para ir suministrándola a medida que se requiera. Los depósitos de acumulación solar consiguen aislar esta energía para evitar sus pérdidas.

En Sanigrif, como empresa especializada del sector, ofrecemos diferentes opciones dependiendo de las necesidades. Así, por ejemplo, en nuestros almacenes y catálogo Dispo de disponibilidad de producto, nuestros clientes podrán encontrar captadores, termosifones, Drainback, acumuladores y equipos forzados con estación solar integrada.

En conclusión, una instalación de energía solar térmica nos permite eliminar, en grandes cantidades, el uso de energía convencional para disponer de agua caliente y calefacción. Por tanto, gracias a la calefacción solar será posible reportar gran ahorro desde el punto de vista energético y económico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *