Modificaciones en el nuevo Reglamento de Seguridad de las Instalaciones Frigoríficas (RSIF)

Reglamento de Seguridad de las Instalaciones Frigoríficas

 

Sin duda alguna, el margen legal establecido para controlar la manipulación de gases fluorados han afectado el sector de la climatización. Más precisamente, el Reglamento 517/2014 conocido como normativa F-Gas es la directiva de la Unión Europa que regula el uso de gases fluorados de efecto invernadero. En efecto, estipula una reducción de los gases fluorados de un 70% para 2030 con el fin de limitar gradualmente las cuotas de PCA (Potencial de Calentamiento Atmosférico). De ese modo, los sectores que utilizan gases hidrofuocarbonos HFCs con elevado nivel de PCA deberán orientarse progresivamente hacia alternativas más sostenible.

Sin embargo, a pesar de que las restricciones cada vez más estrictas se pongan en marcha paulatinamente, ya se hicieron notar las consecuencias. Así mismo, el mercado sufre actualmente de una escasez de oferta y de un alza significativo de los precios. Por ejemplo, desde la entrada en vigor del impuesto sobre los gases fluorados en 2014, el precio del gas R410A, el más usado en los equipos de aire acondicionado, ha aumentado de más de 200%. Esto ha empujado al sector a buscar alternativas de refrigerantes con menor PCA como el R32.

 

Motivos de la actualización del Reglamento de Seguridad de las Instalaciones Frigoríficas

Contrariamente al R410A compuesto del 50% de R32 y del 50% de R125, el R32 es un gas 100% que se consideraba antes como un gas de uso industrial. Por este motivo y por su ligera inflamabilidad, se integró dentro del grupo de gases de media seguridad (L2), en el Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas. Sin embargo, la Unión Europea publicó en 2016 la normativa UNE-EN 378, en la que el gas R32 se clasifica como refrigerante A2L (baja toxicidad y baja inflamabilidad). Por eso, En España se ha estado trabajando desde entonces en la actualización de un nuevo Reglamento de Seguridad de las Instalaciones Frigoríficas para adaptarse al europeo. La propuesta fue por fin publicado en la Comisión Europea en septiembre de este año.

En principio, el proceso actual de validación en la UE finalizará en el 17 de diciembre. De ese modo, si se cumple lo indicado por la Subdirección General de Calidad y Seguridad Industrial del Ministerio de Industria durante el pasado congreso de Tecnofrío, la entrada en vigor del nuevo Reglamento está prevista para Marzo 2019.

Nuevo Reglamento de Seguridad de las Instalaciones Frigoríficas: ¿Qué cambia con respecto al anterior?

Los elementos principales que cambian respecto al anterior Reglamento y que impedían el uso del refrigerante R32 de manera masiva son los siguientes:

-El R32 pasa a ser considerado un refrigerante A2L (baja toxicidad y baja inflamabilidad)

-Se establece la posibilidad de poder ser instalado por un instalador de Nivel 1.

Se elimina la necesidad de que el instalador disponga de un Seguro de Responsabilidad Civil de 900.000€ al poder ser utilizado por instaladores de Nivel 1.

Se elimina la necesidad de que el titular de la instalación disponga de un Seguro de Responsabilidad Civil suscrito de 500.000€.

-El mantenimiento de la instalación podrá realizarse con un instalador de Nivel 1.

-Las instalaciones con R32 ya no precisan de la elaboración de un proyecto suscrito por un técnico titulado. Tan solo es necesario una memoria técnica y la documentación recogida en el Anexo 21 del nuevo Reglamento.

-Se ha aumentado el límite inferior de inflamabilidad (kg/m3) de 0,27 a 0,307.

-Se va a permitir legalizar las instalaciones realizadas previamente con refrigerantes A2L, como el R32. Para ello, se dejará un plazo de tres años desde la entrada en vigor.

 

¿Cómo cambian las cargas máximas?

En cuanto a la carga máxima por sistema, el nuevo Reglamento de Seguridad de las Instalaciones Frigoríficas también establece cargas más elevadas.

Por un lado, para locales de acceso masivo, como las residencias o los hoteles, la carga máxima pasa a ser de 2,5 kg a 12 kg.

Por otro lado, para los locales de acceso restringido la carga máxima pasa a ser de 10 kg a 12 kg.

Sin embargo, mediante la adopción de contramedidas, podría llegar a aumentarse la carga máxima de hasta 60 kg.

 

En Sanigrif, nuestro equipo técnico se mantiene constantemente al día sobre los eventuales cambios de normativas. Si eres un profesional de la calefacción y/o climatización, no dudes en consultar nuestro blog periódicamente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *