Consejos para ahorrar en calefacción

Ante la llegada del frío, se hace inevitable dejar la calefacción puesta durante bastantes horas o el día entero. Sin embargo, para ahorrar en calefacción contamos con diferentes soluciones que reducirán el consumo de energía en nuestra factura.

Una de las principales soluciones para ahorrar en calefacción consiste en mantener una temperatura de confort en nuestra casa. Es decir, no debemos superar los 22 grados durante el invierno. Elevar la cantidad a cifras más altas solo aumentará el gasto.

Además, con la ayuda de un termostato programable, puedes encender el radiador una hora antes de que llegues a casa. Así, tu hogar se mantendrá cálido sin necesidad de dejar la calefacción todo el día. Para ahorrar en calefacción durante toda la noche, puedes apagarla o reducir la temperatura a 15 grados.

Recuerda emplear radiadores solo en aquellas estancias donde haya gente. Calentar las habitaciones vacías logrará que se dispare el consumo. Sobre todo, asegúrate de que no cubres el radiador con ropa o colocas algunos muebles delante. Aunque tu ropa esté más caliente, no conseguirás ahorrar en calefacción porque tu aparato tendrá menos potencia.

Mantenimiento y aislamiento: claves para ahorrar en calefacción

Presta atención también al mantenimiento de tu caldera y asegúrate de que cumple con todas las revisiones. Si tu equipo no se encuentra en perfecto estado, es probable que no puedas ahorrar en calefacción y que el consumo se dispare. Del mismo modo, también vigila el aislamiento de tu hogar. Fíjate en puntos importantes como las ventanas, puertas, el suelo, las paredes y el techo. Son los lugares donde se suele escapar el calor. En la actualidad, en el mercado, puedes encontrar muchas opciones para mejorar el aislamiento y ahorrar en calefacción.

Otra de las tareas a realizar antes del invierno o la llegada del frío es el purgamiento de los radiadores. Si contienen aire, su funcionamiento no será el correcto y dedicarán más potencia a emitir calor, lo que aumentará el gasto de energía.

Por último, el equipamiento es otro de los asuntos importantes a tener en cuenta si queremos ahorrar en calefacción. Si cuentas con una caldera tradicional, renuévala y opta por una de condensación o bajo consumo.

Si estás interesado en alguno de los productos mencionados en esta publicación, debes saber que en Sanigrif contamos con todos ellos y que puedes venir a nuestros almacenes por si tienes alguna duda. ¡Te esperamos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *