Mantenimiento del aire acondicionado de cara al invierno

El mantenimiento del aire acondicionado de cara al invierno puede parecer una tarea tediosa. Además, llega esa época en la que no necesitamos tener encendido nuestro equipo de climatización, la temperatura en nuestra casa o en la oficina es más agradable… y nos olvidamos de él.

No obstante, el mantenimiento del aire acondicionado es más fácil de lo que parece. De hecho, al hacerlo, no solo logramos que nuestro equipo permanezca más limpio, si no que mantenemos su buen funcionamiento, reducimos el consumo eléctrico y, además, alargamos su vida útil.

Intercambiadores y filtros: ¡mantenlos limpios!

La limpieza de tu equipo de climatización y su mantenimiento depende de dos partes imprescindibles: los intercambiadores y los filtros. No obstante, el mantenimiento del aire acondicionado y de estas dos partes es bastante sencillo y podemos hacerlo nosotros mismos. Los intercambiadores se descubren al extraer los filtros. Son unas láminas que podemos limpiar con una brocha o un pincel. Con ella retiraremos poco a poco los restos de suciedad que se acumulan en la parte externa y en el interior.

Aunque pueda parecer más fácil hacerlo con objetos punzantes, ¡evítalos! Seguramente acaben dañando tu equipo de climatización. Una vez que tengas limpios los intercambiadores, para mantenerlos aún mejor, puedes rociarlos con líquido desinfectante. Tienes dos opciones: comprar un producto específico o realizar una mezcla que consista en 90% agua y un 10% de lejía.

Los malos olores son una señal de que debes mejorar el mantenimiento del aire acondicionado. Por lo general, se producen por la acumulación de bacterias en los intercambiadores o suciedad y polvo en los filtros. Con los líquidos mencionados anteriormente dejarás los intercambiadores en un estado perfecto.

Filtros: cómo limpiarlos sin dañarlos

En cuanto a los filtros, es muy importante conservarlos limpios de cara al mantenimiento del aire acondicionado. La suciedad disminuye la potencia y el rendimiento del equipo e, incluso, puede dañar el compresor del equipo.

Antes de comenzar con la limpieza del filtro, comprueba de qué tipo es. Los de carbón activo son desechables y por lo tanto no podemos lavarlos ni limpiarlos. El resto de tipos, por lo general, se pueden limpiar en nuestra casa. No obstante, a diferencia de los intercambiadores, nunca debemos hacerlo con cepillos, brochas o pinceles. La mejor forma de mantenerlos relucientes consiste en enjuagarlos con agua muy caliente y frotar con las palmas de las manos.

Esperamos que nuestros consejos te sirvan para el mantenimiento del aire acondicionado de cara al invierno. Si tienes alguna duda, ya sabes que los profesionales de Sanigrif te ofrecerán el mejor asesoramiento en nuestros almacenes de Levante y Madrid. ¡Ven a visitarnos! ;).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *