La historia de la calefacción

La historia del ser humano es la historia de sus logros. Todos los grandes descubrimientos del hombre están asociados a sus necesidades y, es posible que, resistir al frío sea una de las más antiguas. Desprovistos del pelaje natural, la humanidad tuvo que improvisar la forma de entrar en calor constantemente. Desde la domesticación del fuego, hace unos 400.000 años, hemos usado la llama para caldearnos de una manera más o menos original.

Sin duda las primeras calefacciones no fueron más que fogatas rudimentarias a la entrada de las cuevas. La necesidad de almacenar el calor pero desechar el humo provocó verdaderas odas al ingenio. El primer sistema moderno de climatización propiamente dicho es grecorromano, al menos del que tenemos constancia, y se sitúa entre el siglo III y I a.C. El denominado Hipocausto consistía en un sistema de quema de combustible que redirigía el humo, por medio de tubos de barro cocido, bajo el suelo y entre muros de las estancias. Con este primitivo suelo radiante los romanos conseguían, no sólo una temperatura en torno a 30 grados, sino también calentar el agua de sus famosas Termas.

La aparición de la calefacción central

Pese a que el sistema se perdió a lo largo de la Edad Media en favor de las chimeneas hogar, hay que destacar que, sin embargo, en la Península Ibérica lo mantuvimos bajo otra denominación: las Glorias. Éstas consistían también en una caldera exterior y canalizadores de humo entre los muros y el suelo que desembocaban en una chimenea y recorrían las estancias.

Aunque en el siglo XVI y XVII aparecieron los primeros manuales sobre estufas, no tendríamos un sistema capaz de rivalizar con los ya mencionados hasta el siglo XX con la llegada de la calefacción central. La Revolución Industrial había introducido al hombre en el manejo del vapor, que comenzó a ser conducido a través de tuberías. El excesivo calor que producía lo llevó, sin embargo, a ser sustituido por sistemas de circulación de agua caliente, el que en muchos casos mantenemos en la actualidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *