Tuberías plásticas: tipos y usos

Que las tuberías plásticas sustituirán a las tradicionales de metal es una máxima que se viene repitiendo desde hace varias décadas. La toxicidad de algunos metales, como el plomo, unida al elevado precio que tienen y su poca manejabilidad, deja entrever un cambio paulatino de material. Siendo el cobre y el acero los últimos resistentes de este grupo,  el primero por su manejabilidad y el segundo por su resistencia mecánica, su utilización desciende drásticamente en las nuevas construcciones en favor de los otros pero  ¿Qué plásticos hay y para qué sirven?

Vamos a distinguir diferentes tipos de material, separando sus características y funcionalidad. Así, podemos encontrar Polibutileno, Polipropileno, Polietileno, Polietileno reticulado y multicapa. Una de las primeras ventajas que tienen este tipo de composiciones frente a las tradicionales es su bajo coste económico. Si lo sumamos a la gran manejabilidad que poseen y a su resistencia a la corrosión tendremos, efectivamente, unos firmes candidatos a sustituir a los metales.

Polibutileno (PB). Idóneo para el sector de agua potable, agua sanitaria y calefacción, distinguiéndose por su gran flexibilidad, su elevada resistencia al calor, su baja deformación y por su menor dilatación térmica lineal. Gracias a sus propiedades termoplásticas y sus características físicas químicas, el PB se puede ensamblar mediante soldadura o de una manera más sencilla, utilizando racores de compresión. Su aplicación en el mercado se centra principalmente en tuberías para la canalización de agua fría, caliente y calefacción.

Polipropileno.  El Polipropileno puede utilizarse tanto para ACS como para calefacción. La unión de la tubería con los accesorios se realiza por termofusión,  por lo que se convierte en un material de que requiere de herramientas específicas para su montaje. Su gran ventaja es que no presenta uniones mecánicas, muy propensas a sufrir fugas de agua con el paso del tiempo, debido a las dilataciones y contracciones de los materiales.

Polietileno (PE). Por su baja resistencia al calor, el PE solo puede utilizarse para los conductos de agua fría. Su aplicación principal es en la distribución urbana enterrada de gas y agua; y para la evacuación de aguas residuales. Está fabricado por polimerización, sin que se produzca disociación de otros materiales y por lo tanto es soldable.

Polietileno Reticulado (PE-X). Posee una resistencia elevada al calor y un excelente comportamiento a la deformación con el paso del tiempo. El PE-X es apropiado como materia de conductos de agua potable caliente bajo presión. No puede ser soldado pero se ensambla con racores de compresión, permitiendo una estanqueidad adecuada.

Tubo Multicapa (MC). La tubería multicapa combina termoplástico con aluminio, siendo los termoplásticos más utilizados el PE-RT (polietileno de alta resistencia térmica) y el PE-X, los cuales son extruidos con una resina natural para formar la primera capa que es la que determina el diámetro interior. Esta primera capa se une con un tubo de aluminio y se añade una capa de termoplástico por el exterior. Se utiliza en la instalación de sistemas de agua fría y caliente, y para usos médicos como puede ser el suministro de oxígeno. La tubería multicapa puede ser de los siguientes tipos PE-X/AL/PE o PE-RT/AL/PE.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *